Este martes 20 de noviembre se conmemora el 53° Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Niño. La ciudad de Mar del Plata alberga a una de las sedes de Aldeas Infantiles SOS Argentina, organización no gubernamental que trabaja arduamente para asegurar el cumplimiento y el respeto por los derechos de los niños.

 

Desde el año 1997, la organización trabaja en nuestro país brindando un entorno familiar a niños, niñas y jóvenes privados del cuidado de sus padres.

 

La comunidad de la Aldea de Mar del Plata está conformada por 9 familias que acogen a 79 niños y niñas. Las mamás SOS son quienes los contienen, cuidan y aman, y junto con el Director de la Aldea lideran la comunidad.

 

En esta ciudad también se trabaja fuertemente en el Programa de Fortalecimiento Familiar, que tiene como objetivo el empoderamiento de las familias y la prevención del abandono infantil.

 

La visión de esta organización, es que cada niño y cada niña pertenece a una familia y crece con amor, respeto y seguridad. Por eso, la ONG se ocupa de que todos los niños y jóvenes que integran las Aldeas, puedan vivir en un entorno familiar protector, disfrutar de su niñez y desarrollarse en sociedad. Esta última premisa resulta primordial, ya que el trabajo de Aldeas pretende formar jóvenes para que puedan llevar adelante una vida autónoma.

 

Este es el caso de Lautaro y Miguel, quienes llegaron a la Aldea de Mar del Plata con sólo 8 años. Con historias distintas, signadas por la pobreza y el abandono, lograron superar el dolor de no poder crecer junto a sus familias biológicas, gracias al amor de sus familias SOS.

 

En el caso de Lautaro, pudo compartir su niñez junto a su hermano Emanuel, que aún permanece en la aldea.

 

Hoy, Lautaro tiene 21 años, ha logrado independizarse y se ha convertido en un gran artista. Además de ser dibujante, este apasionado de la música realiza esculturas con reciclado metálico, como clavos, tornillos, restos de aparatos eléctricos, entre otros originales materiales.

 

Su objetivo es poder compartir su conocimiento con otros artesanos para aprender de sus experiencias, y dedicarse al arte en todos sus aspectos, tanto como escultor, como contrabajista.

 

En el caso de Miguel, con sus 23 años, trabaja todos los días en un camping de Laguna de los Padres. Allí vive y estudia, y se encarga de acondicionar los lotes, cocinar, buscar la carnada para la pesca y los botes.

 

Su sueño se cumplió el día en que Aldeas Infantiles SOS le facilitó la posibilidad de ir a visitar a su familia biológica a Santo Tomé, Corrientes. Ahora el principal anhelo de Miguel es ahorrar dinero para construir un kiosco en esa ciudad y poder ayudar a su familia y seguir trabajando en Mar del Plata, para continuar con su crecimiento personal y profesional.

 

En cada uno de los 133 países en los cuales Aldeas Infantiles SOS está presente, las historias de Lautaro y Miguel se repiten por centenares, y la labor de los equipos de trabajo de Aldeas no se detiene.

 

Aldeas Infantiles SOS realizará su colecta anual en la semana del 19 al 23 de noviembre y convoca a todos aquellos que quieran colaborar a que visiten el sitio www.dono.org.ar/colecta.

 



Siguiente Noticia "El impacto del paro en Mar del Plata es importante"

Noticia Anterior Proponen reglamentar los graffitis en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario