En los últimos días se pudo comprobar que el precio del kilo de tomate perita oscila entre los $8 y $12 en algunas verdulerías, mientras que en otros lugares llega a cotizar hasta $25, de acuerdo a su calidad y tipo.

 

El representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, calificó de “disparate” estos precios y sugirió hacer un boicot al tomate para que su precio baje de inmediato.

 

“Yo aconsejo que el consumidor no lo compre, hay que boicotear la compra de ese producto”, afirmó el dirigente socialista.

 

Y agregó: “Cuando nosotros, el 30 de octubre, hicimos un relevamiento en supermercados y negocios barriales de la Ciudad de Buenos Aires, el tomate estaba 8, 50, 9 o 10 pesos. Pero este aumento a 25 pesos es realmente una exageración”.

 

“El consejo es que no se compre ese tomate de modo tal que deban bajar su precio sí o sí”, concluyó.

 

Desde el Mercado Central aseguraron que esta suba se había advertido y, según algunos productores consultados por Clarín, este aumento se debe a un problema estacional que estiman que se normalizará en menos de 20 días.



Siguiente Noticia EDEA inició ciclo de charlas sobre riesgo eléctrico en escuelas técnicas

Noticia Anterior Un jardín de infantes suspendió las clases por no contar con servicios de cloacas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario