El 14 de noviembre, por ser el aniversario del natalicio del descubridor de la insulina, el médico canadiense Dr. Frederick Banting, se celebra el Día Mundial de la Diabetes.

 

La Diabetes Mellitus es una enfermedad producida por el aumento de la glucemia (glucosa sanguínea) debido a una falla de la producción de insulina por el páncreas, su mala utilización en los tejidos del cuerpo o ambos hechos a la vez.

 

Hay dos principales tipos de diabetes:

 

-La tipo 1 que es inmunológica, con ausencia de producción de insulina y representa el 10% de los enfermos y la tipo 2 que representa el 90% de los pacientes y se debe a una sumatoria de factores genéticos y ambientales.

-La diabetes de tipo 2 se suele considerar una «enfermedad de la civilización», pues es un producto del sistema de vida moderno, con alto consumo de alimentos industrializados más hábitos de vida sedentarios.

 

La diabetes pertenece al grupo de las enfermedades no transmisibles, que en los últimos 40 años se han convertido en un flagelo para la salud de la población mundial, a tal punto que hoy se considera que el incremento de la diabetes ha alcanzado nivel de epidemia.

 

La OMS estima que en el mundo hay 346 millones de personas con diabetes, cifra que de no mediar intervención alguna, para el año 2030 se habrá elevado a casi 700 millones de enfermos. En nuestro país su incidencia, que tradicionalmente era del 6 al 7%, ha aumentado a más de 8%, con un número estimado de casi 500.000 enfermos.

 

La diabetes aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y arterial cerebral. Un 50% de los pacientes diabéticos mueren de enfermedad cardiovascular y arterial.

 

En los pacientes con diabetes el riesgo de muerte es dos veces mayor que en las personas sin diabetes.

 

El diagnóstico de diabetes se hace con al menos dos glucemias de laboratorio en ayunas de más de 125 mg/dl, una glucemia mayor de 200 mg/dl evaluada luego de administrar bebida de glucosa o a través de un análisis especial, llamado HbA1c, que debe ser mayor de 6.5% para detectar la enfermedad.

 

Uno de los hechos más destacables de esta enfermedad es que las lesiones y las serias consecuencias que hemos visto más arriba, son evitables si se realiza un adecuado tratamiento para mantener las glucemias cercanas a la normalidad. O sea, un tratamiento correcto previene las graves consecuencias de la diabetes.

 

Este tratamiento consiste en medidas que principalmente debe ejecutar el paciente ayudado por el equipo de salud, y son: EDUCACIÓN sobre la enfermedad, PLAN ALIMENTARIO adecuado y EJERCICIO FÍSICO periódico y programado.

 

Solamente después de poner en marcha estas medidas se planificará la indicación de MEDICAMENTOS, desde remedios por boca hasta inyecciones de insulina, que ayuden a disminuir la glucemia. O sea que el tratamiento apunta principalmente a la modificación del estilo de vida, siendo la medicación un colaborador de esas medidas y se indican recién cuando ellas no han sido suficientes para lograr el objetivo deseado.

 

Una persona tiene mayor riesgo de padecer diabetes si presenta cualquiera de los siguientes factores:

 

Edad superior a 45 años
Peso corporal excesivo (especialmente con aumento de perímetro de cintura)
Antecedentes familiares de diabetes
Glucemias alteradas en ayunas y/o trastorno en la tolerancia a la glucosa
Bajo nivel de actividad física (hacer ejercicio menos de tres veces a la semana)
Diabetes durante un embarazo previo o haber dado a luz un bebé que pesó más de 4 kg.
Síndrome metabólico: Perímetro de cintura aumentado + presión arterial elevada + glucemia en ayunas mayor que el máximo normal + colesterol HDL (bueno) bajo y triglicéridos altos.
Síndrome de Ovario Poliquístico: Mujeres obesas con vello corporal aumentado + alteración de la glucosa + quistes ováricos y probable trastorno de la fertilidad.



Siguiente Noticia A partir del lunes, el DNI se renueva a los 14 años

Noticia Anterior Impulsan un proyecto para eliminar colas en bancos y comercios

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario