El Gobierno de Ghana presentará una denuncia por desacato y cortará los suministros de agua, luz y combustible a la fragata Libertad, luego de que los tripulantes del navío retenido en ese país impidieran con armas, el miércoles pasado, una maniobra para trasladar el buque a otra zona portuaria.

 

El Ministerio de Defensa argentino había indicado previamente que marinos armados impidieron el miércoles el traslado de la Fragata. “La autoridad portuaria ghanesa pretendía abordar el buque y trasladarlo por la fuerza, sin una orden judicial firme que lo avale”, puntualizó el Ministerio, en un comunicado difundido en la noche del viernes.

 

“Nos apuntaron con armas y amenazaron con disparar si nos atrevíamos a subir al barco. Por ende, sacaron la planchada, impidiéndonos subir al buque”, declaró a la agencia de noticias AFP el director interino del puerto de Tema, Jacob Kwabla Adorkor.

 

“En primer lugar, cuando llegamos, usaron una manguera para mojarnos con agua a presión y retrocedimos un poco. Cuando se dieron cuenta de que estábamos usando otras vías para subir a bordo, trajeron sus fusiles de asalto y se prepararon para disparar”, añadió.

 

Ante estos hechos, el director interino afirmó que el lunes Ghana presentará una denuncia contra el barco por desacato.

 

Mientras, Lawrence Atumbine, portavoz del puerto de Ghana, señaló “planeamos cortarles a partir del lunes (…) el agua, la electricidad y el combustible”.

 

Según el Ministerio de Defensa argentino, empleados del puerto “ubicaron una grúa” con el fin de acceder al buque, tras haber cortado el suministro de agua y luz, y ante tal situación el capitán recibió la orden de levantar la planchada para evitar el abordaje.

 

Un total de 280 marinos fueron evacuados y llegaron el 25 de octubre pasado a la Argentina, mientras a bordo del buque quedaron el capitán y 44 tripulantes para garantizar el mantenimiento y la seguridad.

 

El buque está retenido desde el 2 de octubre por orden de un tribunal de Ghana que aceptó el reclamo del fondo especulativo NML Capital, con sede en las Islas Caimán, por u$s370 millones por bonos de la deuda impagos desde el default declarado por la Argentina en 2001 por u$s100.000 millones.

 

Ese fondo no ingresó a la reestructuración de la deuda impaga que la Argentina realizó en 2005 y 2010 y que involucró al 93% de los tenedores de bonos.



Siguiente Noticia Un 30% de quienes votaron por Cristina Kirchner avalan protestas

Noticia Anterior La canasta navideña vendría con un ajuste del 20%

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario