En el marco del Día Nacional del Donante de Sangre, el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, aseguró que “donar sangre es un acto solidario, hermoso y necesario”.

 

El funcionario destacó que “el 35 por ciento de la sangre que se recolecta anualmente en la Provincia se utiliza para casos de urgencia”. Es decir cuando la transfusión de sangre es la única opción de vida.

 

En nuestro país el Día del Donante Voluntario de Sangre se celebra en conmemoración de la primera transfusión de sangre humana sin coagularse, realizada un 9 de noviembre de 1914 por el médico argentino Luis Agote. Actualmente, la provincia de Buenos Aires cuenta con un promedio anual de más 300.000 donantes y 150.000 litros de sangre colectada.

 

Del total de sangre donada, el 65 por ciento se utiliza para acciones médicas programadas, como cirugías proyectadas, diálisis, trasplantes de órganos. En tanto que el otro 35 por ciento es usado en situaciones de emergencia, por ejemplo accidentes automovilísticos o cirugías de urgencia.

 

“Los datos muestran que donar sangre también es ayudarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos porque nunca sabemos cuándo necesitaremos de ella”, afirmó la titular del Instituto de Hemoterapia, Nora Etchenique.

 

Específicamente el 63 por ciento de la sangre colectada es destinada al sector hospitalario clínico y a Unidad Terapia Intensiva (UTI); el 21,8 a cirugías; el 8,6 a Neonatología y Pediatría; y el 6,3 a Obstetricia. Y de ese total el 70 por ciento se deriva al sector de salud público y el otro 30 por ciento al sector privado que tiene convenio con la Provincia.

 

Las prácticas médicas que más requieren de sangre donada son las cirugías de alta complejidad, las emergencias de alta complejidad y los trasplantes de médula ósea.

 

“En los últimos años hemos logrado incrementar notablemente los donantes de sangre en la Provincia”, afirmó el ministro Collia y destacó que “sin embargo la donación de sangre siempre es necesario y hoy apostamos a generar que todos nuestros donantes lo sean por compromiso social y no porque un ser querido es el afectado”. En 2007 los donantes bonaerenses fueron 219.213; en 2010, 300.281; y en 2011, 313.000.

 

En cuanto al grupo y factor de sangre que más se necesita, Etchenique explicó que “en realidad toda la sangre es necesaria porque la recolectada corresponde con la cantidad de habitantes con ese grupo y factor en la Provincia”. En rigor, los porcentajes son: 0 positivo, 47,6 por ciento; A positivo, 31 por ciento; B positivo, 7,9; grupo A B, 2,3; 0 negativo, 6,3; A negativo, 3,7; B negativo, 1; y A B negativo; 0,3.



Siguiente Noticia Solicitaron a la UTE un puesto de carga en el Complejo Universitario

Noticia Anterior Con zambas y chacareras festejarán el Día de la Tradición en la Rambla

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario