Superando el nivel de adhesión del cacerolazo realizado el 13 de setiembre, más de diez mil personas se movilizaron en Mar del Plata contra el gobierno nacional.

 

La columna partió desde la costa y Las Heras y se trasladó por la calle Rivadavia hasta el monumento a San Martín, en Luro y Mitre. Con cacerolas, pancartas y banderas, pero sin la presencia de expresiones partidarias, los manifestantes aplaudieron, cantaron el Himno e hicieron sonar las cacerolas.

 

 

De esta manera el denominado “8N” tuvo un impacto considerable en una ciudad donde el grado de participación de los vecinos ante cada expresión de protesta no suele ser masiva.

 

En las consignas que mostraban los carteles y los gritos de los presentes se destacaba la inseguridad, la corrupción, reclamo de justicia, por la Fragata Libertad y que no se permita la re-reelección de la Presidenta.

 

En menor medida, también hubo expresiones contra la gestión del intendente Gustavo Pulti, en especial, sobre algunas medidas adoptadas recientemente como el Código de Publicidad y exigir mayor compromiso con temas como la seguridad.

 

Fotos gentileza Irma Escala



Siguiente Noticia Buenos Aires Unidos debutó con la autoridad de un candidato

Noticia Anterior Quimsa se transformó en el verdugo de Peñarol

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario