Una multitud participó del cacerolazo contra el gobierno nacional en Capital Federal. Poco después de las 18.30, un grupo de personas llegaron a la esquina de la 9 de Julio y la Avenida Corrientes, con banderas y pancartas, cuyas leyendas eran críticas al oficialismo.

 

Además se acercaron al lugar personas que reclaman el regreso de la Fragata Libertad, retenida en Ghana por el reclamo de un fondo buitre, donde mostraban una pancarta que rezaba: “hoy todos los argentinos queremos la Fragata en casa, la Fragata no se entrega ni se vende”.

 

Alrededor de las 21, un nutrido grupo que protestaba en el Obelisco se trasladó hacia la Plaza de Mayo.

 

La manifestación se llevó a cabo simultáneamente en distintas ciudades del país, como Rosario, Salta, Jujuy, Mendoza, Mar del Plata, La Plata y Córdoba, entre otras.

 

En Mar del Plata, la columna de manifestantes fue significativa y tuvo su punto de encuentro en Las Heras y la Costa y se dirigió por calle Rivadavia hasta la zona del Monumento a San Martín.

 

 

Durante toda la jornada, además, las protestas se multiplicaron frente a las embajadas argentinas en distintos países de Europa y de Oceanía.

 

La convocatoria al 8N fue lanzada desde las redes sociales y sin identificación partidaria, como ocurrió en la masiva protesta del pasado 13 de septiembre.

 

Varios dirigentes de la oposición adhirieron a la protesta, pero la mayoría de los políticos decidió no participar para evitar banderías partidarias.



Siguiente Noticia Quimsa se transformó en el verdugo de Peñarol

Noticia Anterior Rige alerta meteorológico por tormentas fuertes o severas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario