Cientas de mujeres se concentraron este sábado en el centro de la ciudad para luego realizar una marcha contra todo tipo de violencia y acoso hacia la mujer, denominando a dicha movilización como “Marcha de las Putas”.

 

Noelia Barbas, integrante de Mumalá -Mujeres de la Matria Latinoamericana- aseguró que “las mujeres salieron a las calles a realizar una denuncia pública en contra de todas las formas de violencia hacia las mujeres y de las provenientes de la estructura social e institucional que la reproduce y la justifica”.

 

Asimismo, desde Mumalá expresaron inmensa preocupación por la revictimización que ejerce el Poder Judicial sobre las mujeres ya que son culpabilizadas por las violaciones, abusos sexuales, acosos sufridos por ellas justificando que han sido provocados –entre varios otros argumentos sexistas- por su forma de vestirse.

 

La “Marcha de las Putas” es un movimiento que surge en Canadá en abril de 2011, a raíz de las declaraciones de un agente policial durante una conferencia sobre seguridad ciudadana en la Osgoode Hall Law School de Toronto, donde aseguró que “las mujeres deben evitar vestirse como “putas” para no ser víctimas de violencia sexual”.

 

En tal sentido, pocos días atrás una jueza salteña sentenció que “una niña de 9 años puede ser vista como objeto de deseo por parte de los varones” y el ya denunciado varias veces Juez de Casación, Horacio Piombo, decide bajar la pena a un pastor evangélico -quien había abusado sexualmente de dos niñas-por considerar que las mismas pertenecían a una clase social en donde se acostumbraba a tener relaciones sexuales más temprana por lo que la violación no resultaba moralmente edificante.

 

Por último, Noelia Barbas manifestó que se encuentra totalmente invisibilizada este tipo de violencia callejera juzgándose a la mujer por su forma de vestir, siendo esto consecuencia de una sociedad patriarcal en donde la mujer es considerada un objeto y no sujeto de derechos.

 

En la marcha, mediante paraguas con consignas, pancartas y banderas en donde se leía “No veas putas donde hay mujeres libres” y cuando “digo no, es no”, exigieron a la justicia que se juzgue a los violadores y acosadores y no a las mujeres víctimas, y al gobierno nacional que realice medidas positivas para prevenir todo tipo de violencia hacia la mujer.



Siguiente Noticia Abogadas Marplatenses por la igualdad cumplen un año

Noticia Anterior Charla sobre la salud del periné organizada por Centro Yal y Cefil

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario