En el marco de la audiencia pública convocada por la diputada del Frente Amplio Progresista, Victoria Donda, distintos representantes de la actividad pesquera dieron a conocer en la Cámara de Diputados la situación que atraviesa el sector.

 

Al dar inicio el encuentro, la diputada Donda resaltó la importancia de debatir en la Cámara de Diputados esta iniciativa que surgió en Mar del Plata.

 

“Nos comprometimos a debatir los problemas que sufren quienes viven de la pesca, del puerto de Mar del Plata, hace tres meses, y luego de un proceso de debate hoy estamos acá cumpliendo con ese compromiso e iniciando el camino para traer soluciones desde nuestro lugar. Nadie parece ver, escuchar esta situación, y de eso se aprovechan solo unos pocos”, expresó.

 

Además de los expositores, se hicieron presentes Victoria Vuoto y Juan Pablo Malagutti, impulsores de esta iniciativa, ambos dirigentes del Frente Amplio Progresista de Mar del Plata y la Quinta Sección Electoral.

 

Guillermo Cañete, de Fundación Vida Silvestre, se preguntó en el inicio de su exposición “¿Cómo hay que hacer para que haya siempre peces en el mar? Esa es la pregunta de la sustentabilidad de la actividad. Principalmente no podemos capturar más peces de los que se incorporan a la pesquería cada año, ni capturar juveniles. El descarte en mar es otro factor que va depredando especies que hoy están al borde de los indicadores de reproducción”.

 

“La pesca tiene problemas de fondo como la falta de medidas de manejo y un modelo nacional que permita proyectar e invertir. No hay un esquema de participación de la sociedad en el debate y en las utilidades. Hay exceso de capital y esfuerzo de captura. Hay fallas de controles y corrupción”. La exposición de Cañete estaba acompañada con imágenes que mostraban evidencias de descarte masivo de merluza en distintos buques.

 

Cañete también brindó las condiciones para que la pesca sea sustentable: “una planificación para la sustentabilidad de la actividad tiene que intervenir factores políticos, sociales, económicos y ambientales. La pesca sustentable depende del equilibrio de estos vectores. Sin equilibrio la pesca no durará en el tiempo”.

 

A su turno, José Esaín, abogado ambiental y autor del libro “Pesca marina y derecho ambiental”, brindó detalles del régimen jurídico de la pesca, pero también del alcance del derecho ambiental sobre la pesca. “El artículo 41 de la Constitución habla de la utilización racional de los recursos, a su vez la Ley General del Ambiente del 2002, en su artículo 3, dice que las leyes sectoriales, como es el caso de la Ley Federal de Pesca, que no se adapten, no tendrán vigencia. Esto implica un cambio en la visión del bien jurídico regulado, las especies marinas. La actividad pesquera tiene que estar enfocada con una visión ecosistémica”.

 

Enseguida, planteó: “Deberíamos pensar en una modificación de la ley federal de pesca. Es una ley añeja que hoy no se adapta a la ley general del ambiente. Como ocurrió con la ley de bosques, hay que legislar para adaptar y corregir este error, porque sino seremos un país al margen de la ley”.

 

El secretario general del Sindicato de Obreros Navales,Walter Castro, tomó la línea de planteo de Guillermo Cañete y dijo: “Si no podemos ir a una nueva ley de pesca, hay que animarse a ‘sacar fierros del agua’. Y para eso hay que decirle a la madre Patria que no vamos a incorporar más buques españoles a nuestra flota. Es paradójico que los españoles se están retirando de muchos países con menos historia ictícola que nosotros. Sin embargo ellos siguen operando en Argentina y tienen planes hasta el 2021”, mientras planteaba estos conceptos, los mismos eran refrendados por imágenes con los documentos que elaboraron las cámaras armadoras de Galicia.

 

“Tenemos que dar como discusión la edad de las embarcaciones. En los últimos 20 años el sector pesquero movió a la industria naval pero hoy no estamos en la agenda del gobierno. De los 1500 millones de dólares de exportaciones en 2011, todos quedaron concentrados en 11 empresas, de las cuales 6 están en Mar del Plata. ¿Dónde se reinvierte ese dinero? La viceministra de Trabajo, Rial, va a Mar del Plata y hay un 67% de trabajo en negro”, sumó Castro.

 

“El puerto de Mar del Plata -expresó luego- es el principal puerto pesquero de Latinoamérica y el que más pescado descarga en el mundo, pero a pesar de ello la actividad termina siendo inviable, eso es imposible. ¿En qué parte de este circuito entran los trabajadores, como industria naval, cuando a los obreros del pescado se los sigue llamando por radio a filetear con cinco horas de anticipación?”

 

Elena Louge, bióloga del INIDEP, comentó la situación que desde hace años esta atravesando el instituto. “Somos más de 300 empleados, de los cuales la mitad está en una situación precaria, algunos contratados y otros monotributistas. Para una mayor independencia de la subsecretaría, el INIDEP debería depender del Ministerio de Ciencia y Técnica”, y agregó que “no es casualidad que todos los institutos atravesados por la liberación de los recursos naturales tengamos regímenes laborales de total informalidad. El recurso nacional debe garantizar la soberanía alimentaria y el empleo. No un activo económico sujeto a fluctuaciones. Y el control de eso tiene que ser de un INIDEP con total independencia, pero con trabajo digno”.



Siguiente Noticia Red Solidaria lanza "Un ladrillo para mi escuela"

Noticia Anterior Reclamaron la urgente legalización del aborto

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario