Lo afirmó la doctora Charlotte Russ infectóloga pediátrica, una de las disertantes invitadas a la charla gratuita en el Colegio de Farmacéuticos General Pueyrredon. También expuso sobre vacunación en adultos el Dr. Pablo Bonvehi. Destacó que a la gripe se la subestima y es una patología a tener en cuenta.

 

Además remarcaron la recomendación de vacunar a las embarazadas con por lo menos una dosis de la vacuna Triple Bacteriana para adultos (Tétanos, Difteria y Pertusis) para proteger a la madre y en especial al niño por nacer de la tos convulsa (pertusis ocoqueluche).

 

Se llevó a cabo el pasado viernes la charla gratuita sobre “Actualización de vacunación de pacientes pediátricos y adultos“ en la sede del Colegio de Farmacéuticos de General Pueyrredon, Mitre 3702. La misma estuvo dirigida a profesionales del área de salud (vacunadores, doctores, farmacéuticos, etc.) y otorgaba puntaje para la certificación profesional.

 

En el marco del Ciclo de Capacitación de este Colegio, los disertantes invitados fueron: el Dr. Pablo Bonvehi, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología y la Dra. Charlotte Russ especialista en infectología pediátrica, miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría y Prosecretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

 

Ambos facultativos remarcaron la importancia de la vacunación tanto en edad temprana como adulta para prevenir futuras enfermedades que conlleven riesgo para el paciente y recomendaron la vacunación a las embarazadas con por lo menos una dosis de la vacuna Triple Bacteriana para adultos (Tétanos, Difteria y Pertusis) para proteger a la madre y en especial al niño por nacer de la tos convulsa (pertusis ocoqueluche).

 

Uno de los temas que trató la Dra. Russ fue “La coqueluche” o comúnmente llamada “Tos convulsa” que se manifiesta en los primeros años de vida y puede resultar en bebes de menos de 3 meses fatal.

 

“Es un cuadro respiratorio que tiene tos que a veces ahogan al individuo y luego de ello queda muy cansado, en los niños de dos meses o menos a veces no expectoran sino que directamente se quedan sin respirar, lo que usualmente se conoce como `apnea´ y ese es el mayor problema cuando se adquiere la patología tan precozmente, a veces da fiebre pero principalmente da características de insuficiencia respiratoria”.

 

“En general los pediatras diagnostican la enfermedad porque la edad temprana tiene características que hacen visible el problema y es más difícil de diagnosticar en edad adulta donde la tos es algo muy común y a veces uno no lo identifica como causa de `coqueluche´”, agregó.

 

El problema de la denominada Tos Convulsa es que cuando la adquieren los adultos fácilmente es transmisible a los más pequeños, quienes tienen mayor índice de mortalidad. En general la primera dosis de vacuna se recibe a partir de los dos meses, después otra a los cuatro y recién con esas dos vacunas logra protegerse el individuo.

 

Es por ello que si se la capta antes de tener esas dos inmunizaciones no tiene posibilidades de protegerse el bebé y ni siquiera el tratamiento revierte el cuadro clínico ya que una vez que se instala la enfermedad, el procedimiento de cura no alcanza.

 

Los principales síntomas para “estar alerta” si un chico sufre de tos convulsa son: dificultad para alimentarse, somnolencia, tonalidad azul en la piel, dificultad para respirar.

 

La vacuna para este mal tiene un buen nivel de protección si se cumplen todas las administraciones y dura para toda la vida. Cuando se habla de coqueluche se tiene que decir que es una enfermedad que no distingue clase social y poder socio económico y que afecta a todos por igual, por ello la clave está en vacunarse.



Siguiente Noticia El directorio de Turismo Mar del Plata analizaron cuestiones de cara a la temporada

Noticia Anterior ATE convocó a un paro de 48 horas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario