En la Provincia los hombres representan el 60 por ciento de los donantes voluntarios. Sin embargo, en los últimos años el porcentaje de mujeres que dona sangre aumentó considerablemente: del 32 por ciento en 2007 al 40 por ciento en la actualidad. Crecen los donantes por “compromiso social”.

 

El perfil del donante de sangre clásico es masculino y adulto. Históricamente en la provincia de Buenos Aires los hombres siempre donaron más sangre que las mujeres: en 2007 representaban el 68 por ciento de total de donaciones voluntarias y en 2011 bajaron al 60 por ciento. En tanto que las donaciones de sangre de mujeres aumentaron un 8 por ciento en cinco años.

 

“Aunque tradicionalmente los hombres han sido el grupo más importante de donantes, venimos viendo un cambio en el perfil de quienes donan y entre esos cambios podemos destacar la mayor participación de la mujer, el mayor compromiso de los jóvenes y que el donante lo es cada vez más por compromiso social y no por un caso particular que le llega al corazón”, sintetizó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

 

Por su parte, la directora del Instituto de Hemoterapia de la Provincia, Nora Etchenique, explicó que la tendencia a que el hombre prevalezca entre los donantes de sangre “se debe a una cuestión cultural en la que el hombre es el proveedor, el sexo fuerte y quien asume la responsabilidad de responder por toda la familia”.

 

Estos y otros temas relacionados al perfil del donante de sangre y las problemáticas de la donación fueron tratados durante tres días en el XXVI Encuentro para la Organización y Administración de la Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires, que finalizó en Villa Gesell.

 

“Lo importante es desmitificar la donación de sangre”, afirmó Etchenique. Es que, por ejemplo, muchas mujeres consultan si pueden donar sangre cuando están menstruando. La respuesta es sí. Una mujer puede donar sangre en cualquier momento cumpliendo los mismos requisitos que un hombre.

 

“Existen dos situaciones particulares en que la mujer no puede ser donante de sangre: si está embarazada porque se produce una hemodilución fisiológica y durante los primeros cuatro meses de amamantamiento”, informó Etchenique.

 

Luego, la mujer no tiene ninguna restricción para ser donante de sangre voluntaria, salvo las que rigen para cualquier persona: tener entre 18 y 65 años, un peso superior a los 50 kilos y no padecer enfermedades que puedan ser transmitidas por la sangre.



Siguiente Noticia El PRO Mar del Plata destacó los logros alcanzados en Vicente López

Noticia Anterior Personal de la Unidad 50 arreglará mobiliario de escuelas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario