La actual concejal Vilma Baragiola presentó un proyecto en el Concejo Deliberante para que el proyecto de ley nº 3658-d-2088 denominado “creación del Registro Nacional de Condenados por delitos contra la integridad sexual en el ambito del Ministerio de Justicia” se implemente.

 

Baragiola explicó que unos de los posibles remedios para evitar este tipo de delitos se encuentra en la creación de esta figura que se presentó en el año 2008, que contaba ya con media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación y que por falta de tratamiento del Senado de la Nación caducó el año pasado y que sería necesario reproducir.

 

“Es prioritario proteger a la sociedad de un tipo de delito que según los especialistas en el tema y todas las estadísticas al respecto tiene el mayor índice de reincidencia, el Estado debe proteger a la sociedad de condenados por delitos sexuales que siendo liberados llevan en sí una gran carga de posibilidades de reincidir”, declaró.

 

Baragiola analizó que necesita una Ley Nacional destinada a la prevención, a salvar vidas, cuya esencia radica en la posibilidad de reunir datos identificatorios, fotografías, huellas digitales, domicilio y paradero actualizado, señas particulares y registros de ADN de condenados por delitos de abuso sexual, incorporando además un Registro Único de ADN de Autores de Delitos Sexuales de Identidad Desconocida, banco de datos genéticos formado por las pruebas de ADN obtenidas en delitos sexuales sin resolver.

 

Para finalizar, Baragiola detalló que en algunos países del mundo ya han legislado en la materia. En Estados Unidos se sancionó la ley Jacob Wetterling, que exige que los estados incluyan en el Registro de Delincuentes Sexuales a los individuos que hayan sido autores de delitos contra menores de edad.

 

Asimismo se legisló un grupo de normas, denominado “Ley Megan”, cuya consecuencia es la creación de un registro de condenados por delitos sexuales.

 

En Francia, la ley creó un fichero de delincuentes sexuales, el cual incluye el registro de su ADN. Por su parte, Gran Bretaña puso en vigencia un sistema de vigilancia para autores de delitos contra la integridad sexual utilizando la tecnología GPS, y el grado de peligrosidad es el que determina el tipo de vigilancia.

 

También Alemania ha tomado medidas al respecto que contemplan a los condenados por primera vez y a los reincidentes. En Australia existe un registro de condenados, con algunas medidas accesorias que no son compatibles con nuestro sistema jurídico. Otros países como Austria y Suecia también han legislado al respecto.



Siguiente Noticia Clausuran un hogar de ancianos por exceder su factor de ocupación

Noticia Anterior Sadop solicitó al Obispo por el convenio colectivo de trabajo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario