Una joven madre que habita en la ciudad de Viedma está imposibilitada de ver a su hija como consecuencia de una medida cautelar dictada por el Tribunal Nº 2 de Mar del Plata.

 

Divorciada del padre de la menor e instalada en aquella ciudad capital tras rehacer su vida sentimental, Romina Brunori -madre de una pequeña de 8 años- inició un proceso judicial con el objetivo de revertir la situación planteada en la Justicia marplatense que no consideró que en la sentencia de divorcio, la tenencia de la menor quedó a su favor.

 

La medida cautelar fue dictada en el mes de febrero del año 2011, la cual impide a la hija de Brunori salir del radio urbano de Mar del Plata. Según argumenta la resolución pasajera, el padre de la pequeña, de apellido Rossi, tiene el temor que Brunori abandone el país con la menor y le impida el contacto paternal.

 

“No hay motivos”, sostuvo el abogado de la mujer, Mariano Gestoso, quien explicó que “mi cliente tiene la tenencia por resolución judicial del mes de febrero de 2009 cuando se estableció el divorcio”.

 

Brunori y Rossi vivieron en pareja, en Mar del Plata, hasta el año 2007. Producto de la relación, nació la niña en cuestión en el año 2004. Tras el divorcio dictado en 2009, se estableció la tenencia a favor de la madre.

 

Brunori hizo pareja nuevamente y resolvió venir a vivir a Viedma debido a que aquí habitan sus padres y su nueva pareja encontró estabilidad laboral.

 

Debido a esta decisión y ante el temor de Rossi de no ver más a su hija, la Justicia estableció la medida cautelar en febrero de 2011 impidiendo a la menor salir de la ciudad turística.

 

Este hecho obligó a la madre de la menor a permanecer en Mar del Plata cuidando de su hija y de un embarazo en camino, mientras que su marido trabajaba en Viedma.

 

Cabe destacar que en Mar del Plata se realizaron presentaciones judiciales contra Rossi por violencia de género, siendo víctima la señora Brunori.

 

El abogado de la causa, Mariano Gestoso, y su defendida aseguran que no saben nada de la menor, ni siquiera la ubicación del inmueble donde habita con su padre.

 

“El único contacto que tienen es vía skype (chat con cámara) donde la niña manifiesta temor debido a que se encuentra controlada”, sostuvo el letrado.

 

Agrega que la nena “habla en voz baja y prefiere escribirle en vez de hablar porque no se puede expresar ya que está el padre presente”.

 

Fuente: http://www.noticiasnet.com.ar



Siguiente Noticia Alcolea pidió la suspensión de la Ordenanza que prohíbe las fumigaciones

Noticia Anterior Copa Aclav: BAU debuta este viernes ante La Unión

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario