El ingeniero José Luis Fiorentini, del Colegio de Constructores y Anexos de Mar del Plata, se refirió a la polémica generada con respecto al predio conocido como la “canchita de los bomberos“, el cual fue elegido por las autoridades municipales y nacionales para que se construyan unas 250 viviendas del Programa PROCREAR.

 

Por un lado destacó la decisión del estado nacional de avanzar en la construcción de viviendas destinadas a un sector de la clase media. Sin embargo, señaló que desde esa entidad colegiada hubiesen preferido que la selección de las tierras para avanzar con esta etapa del plan surgiera desde el ámbito del Plan Estratégico.

 

En diálogo con el programa Mercados y Empresas, el directivo destacó la decisión del estado nacional de avanzar hacia la construcción de viviendas, “a raíz que el déficit existente que es notorio y, además, que se piense en un sector de la clase media”.

 

Consultado por la elección de “la canchita de los bomberos” para construir 250 viviendas en Mar del Plata, el ingeniero aclaró que desde el Colegio de Constructores “somos cautelosos al opinar si el predio seleccionado realmente es el adecuado o no. Creo que no nos correspondería opinar, hay un Plan Estratégico en la ciudad que es precisamente el que debe evaluar con respecto a la disponibilidad de tierra para este tipo de planes“.

 

Para Fiorentini “si un sector tan emblemático como este, donde existe un Museo de Arte Contemporáneo que se está construyendo, es el lugar apropiado para destinarlo a este tipo de construcciones, me parece que sería el Plan Estratégico el que debería determinarlo”.

 

No obstante, entendió que este tipo de inversiones “merece un estudio serio y nuestra opinión es bien concreta, nos hubiese gustado que la evaluación se hubiera efectuado en una forma más rigurosa y por gente idónea“.

 

“A partir de ahí, si ese fuera el terreno más apto disponible tendría sentido que se hubiera llamado a un concurso de anteproyecto y una vez seleccionado uno se hubiera llamado a una licitación de empresas y se le hubiera otorgado al más conveniente”, agregó.

 

Con esta modalidad de llamado a licitación que resolvió implementar el gobierno, donde la misma empresa aporta el proyecto y el precio, el directivo indicó que “se corre el riesgo que en un lugar emblemático el proyecto no sea el más feliz y cuando se hacen obras que tienen un determinado impacto urbano se trata que el proyecto sea lo mas razonable posible”.



Siguiente Noticia El Gobierno nacional afirma que pagará sus bonos en dólares

Noticia Anterior Extienden jubilación ejecutiva a trabajadores municipales

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario