Tras haber sido postergada por cuatro meses, la resolución que obliga a las empresas tabacaleras a incluir advertencias sanitarias explícitas en sus atados de cigarrillos y puntos de venta comenzará regir finalmente hoy aunque en rigor, la medida tiene al 90% de las marcas cumpliendo ya con sus exigencias.

 

De acuerdo con un relevamiento hecho por la Alianza Libre de Humo Argentina, una coalición de organizaciones civiles que impulsa leyes antitabaco en nuestro país, “las diez principales marcas de cigarrillos del mercado nacional ya tienen impresas las advertencias en sus paquetes de veinte; faltaría incluirlas también en algunos paquetes de diez, en las versiones mentoladas y en ciertas marcas de segunda línea”, detalla la doctora Marita Pizarro, su presidenta.

 

El panorama descripto difiere mucho del que se registraba en junio pasado, fecha en que la resolución iba entrar en vigencia originalmente. Por entonces, sólo una marca había llegado a adaptar sus procesos productivos a las nuevas exigencias regulatorias, lo que llevó al Ministerio de Salud de la Nación a otorgar un plazo mayor.

 

Lo cierto es que partir de hoy, tal como establece la resolución, todas las marquillas de cigarrillos que se comercializan en nuestro país deberán reemplazar la vieja advertencia de “fumar es perjudicial para la salud” por mensajes más explícitos acerca del riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades cardíacas y respiratorias, enfisema pulmonar e impotencia sexual, entre enfermedades asociadas al consumo de tabaco.

 

Tales leyendas aparecerán junto a imágenes de alto impacto que grafican los riesgos enunciados. Entre las diez versiones dispuestas por las autoridades sanitarias se encuentra un pie con gangrena, un cáncer de pulmón, una mujer en la cama, un feto muerto y un hombre ahogándose por sus dificultades para respirar.

 

Junto a los ambientes cien por ciento libres de humo, la restricción de la publicidad y el aumento en el precio de los cigarrillos, las advertencias sanitarias son “una de las medidas con mayor impacto para lograr que la gente deje de fumar”, señala la doctora Pizarro, quien menciona que “su implementación en Brasil logró que un 56% de los fumadores cambiara de opinión sobre las consecuencias del tabaquismo y el 67% manifestara su intención de dejar el cigarrillo”.



Siguiente Noticia Se consolida la tendencia alcista de las tasas de interés

Noticia Anterior Con un "alto acatamiento" finaliza el paro de taxistas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario