La Dirección General de Inspección General, clausuró dos panaderías clandestina en los cuales se decomisaron 60 kilos de pan y 30 docenas de factura.

 

En el primero de ellos, ubicado en Bordabehere e Ituzaingó, se determinó que no contaba con la habilitación correspondiente y falta grave de higiene. Asimismo también se secuestraron 675 gramos de “bromato de potasio”, elemento químico prohibido por ser cancerígeno.

 

Por otra parte, en el establecimiento que está ubicado en Tres Arroyos 985, se determinó que no contaba con la habilitación correspondiente, motivo por el cual fue clausurado.

 

Breve explicación sobre el bromato de potasio

 

Es un químico utilizado en panadería, desde 1914, para elevar la masa permitiendo, hacer panes más grandes y más blancos, pero con menor peso, porque el tamaño se logra con la formación de burbujas de gas que inflan la masa, efecto que tradicionalmente se logra con la levadura.

 

Debido a esa característica, los panaderos lo han empleado en toda su línea de productos hasta que, hace más de diez años, la Oficina Mundial de la Salud detectó a ese aditivo mineral como “genotóxico carcinogénico” asociado al cáncer.

 

Es decir, el bromato de potasio, que es un poderoso oxidante, muy peligroso de manipular pues puede inflamarse, produce cáncer y en consecuencia fue prohibido en la mayoría de países, donde los gobiernos protegen a su población.



Siguiente Noticia Jornada de concientización y limpieza sobre la basura en Las Canteras

Noticia Anterior Culminó de forma exitosa el Torneo de Pesca “Ciudad de Mar del Plata”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario