La Justicia federal de Mar del Plata decretó el procesamiento con prisión preventiva del ex fiscal Gustavo Demarchi, recientemente extraditado de Colombia, por delitos de lesa humanidad cometidos en 1975 y 1976 como integrante de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), una facción de ultraderecha que llegó a ser un apéndice de la Triple A.

 

El juez Santiago Inchausti le imputó los delitos de asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad y homicidio calificado en perjuicio de Enrique Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla, Bernardo Alberto Goldemberg y María del Carmen Maggi.

 

A su vez, el juez le fijó un embargo de dos millones de pesos, informaron fuentes judiciales.

 

Al momento de los hechos, Demarchi se desempeñaba como fiscal federal de la jurisdicción y fue puesto a disposición de la Justicia argentina el 21 de septiembre tras ser extraditado de Colombia.

 

El ex fiscal, junto a Mario Ernesto Durquet, Raúl Moleón, José Luis Granel, Juan Carlos Asaro, Luis Roberto Coronel, Roberto Alejandro Justel y Juan Carlos Gómez, está acusado de los asesinatos de militantes de la Juventud Universitaria Peronista marplatense.

 

Demarchi había sido detenido por Interpol hace un año en Bogotá, Colombia, luego de permanecer prófugo desde noviembre de 2010.

 

La captura internacional del abogado había sido solicitada por el juez federal Rodolfo Pradas en el marco de la investigación de los crímenes cometidos entre 1975 y 1976 por la CNU de Mar del Plata, que todavía tiene seis prófugos.

 

Demarchi ingresó a Colombia como turista, se presentó como un perseguido político y pidió ser asilado por el gobierno de Juan Manuel Santos, quien finalmente se lo negó y así aceleró el proceso de extradición.

 

La captura de Demarchi fue producto de una denuncia formulada en junio de 2008 por los jueces del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata luego de recibir durante años testimonios en el Juicio por la Verdad.

 

El Tribunal Oral Federal marplatense lo denunció por congelar sistemáticamente las investigaciones de los crímenes de la CNU.

 

Esta causa tiene aún cuatro prófugos: Eduardo Salvador Ullúa ex ayudante fiscal de Demarchi en la Fiscalía Federal-, Fernando Federico Delgado, Fernando Otero y Raúl Viglizzo.

 

Por todos ellos el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos ofrece una recompensa de 100.000 pesos para aquellas personas que ofrezcan datos para dar con sus paraderos.



Siguiente Noticia Preocupa a instituciones del área discapacidad la deuda con IOMA

Noticia Anterior Jornadas de Previsión Social en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario