Los integrantes de la Asamblea “Paren de Fumigarnos” decidieron concentrarse, este miércoles, frente a la Municipalidad e iniciar una campaña para juntar firmas de adhesión para que el municipio no suspenda o derogue una ordenanza que prohibe fumigar a menos de mil metros de cascos urbanos.

 

Los manifestantes denunciaron un pedido de productores privados nucleados en la Asociación Frutihortícula de Productores y Afines de la zona, que solicitaron al municipio que se anule la ordenanza 18740 que fue aprobada hace cuatro años y reglamentada a mediados de 2011, luego de una serie de protestas e intervención de la justicia.

 

Esta normativa limita las aplicaciones de plaguicidas de síntesis con equipos terrestres, a 1000 metros de las zonas pobladas.

 

“Necesitamos su aplicación para dar un contexto legal a quienes producen `alimentos´ a costa de la salud de la población y sobre todo de los niños”, destacaron los integrantes de la Asamblea.



Siguiente Noticia Turismo interno: proponen fortalecerlo a través de la deducción de ganancias

Noticia Anterior EDEA inició campaña de plantación de árboles en salas de salud municipales

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario