Se trata de la hija de Carlos Héctor Oviedo y María de la Mercedes Moreno, nacida durante el cautiverio de su madre, en la Maternidad Provincial de Córdoba el 11 de octubre de 1978.

 

Desde una nueva sala de la sede de las Abuelas, ubicada en Virrey Cevallos 592, Estela de Carlotto leyó el comunicado en el que se anunciaba la recuperación de la nieta 107, junto a María Mercedes, a tres hermanas de la nueva nieta recuperada; a la abogada que llevó adelante el caso, María Esther Sanchéz y a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, Sonia Torres.

 

Carlotto explicó que “María de las Mercedes visitaba a su marido, quien estaba como preso común en un penal cordobés, y allí también había presos políticos detenidos clandestinamente, con los que ella se solidarizó y comenzó a sacar del penal las cartas que escribían a sus familiares”.

 

“El 26 de septiembre de 1978, fue secuestrada, embarazada de siete meses y fue llevada al departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba conocido como “D2″, centro clandestino bajo el mando de Luciano Benjamín Menéndez y permaneció como detenida desaparecida hasta que recuperó su libertad en 1979”, agregó Carlotto.

 

“El 11 de octubre de 1978, María de las Mercedes fue trasladada a la Maternidad Provincial, donde encadenada dio a luz a una niña de la que fue separada inmediatamente y fue llevada nuevamente al centro clandestino pero sin su hija”, relató la titular de Abuelas.

 

Al recuperar su libertad, el 7 de abril de 1979, María de las Mercedes empezó la búsqueda de su hija, que incluyó la visita a la Casa Cuna de Córdoba, los Juzgados de menores, hasta que realizó la denuncia ante la Fiscalía Federal Nº 3 de Córdoba.

 

Carlotto, al leer el comunicado detalló que “fue su hija Paola quien se comunicó con la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), organismo que posibilitó la inclusión de las muestras de ADN de esta familia con el Banco Nacional de Datos Genéticos”.

 

Luego siguió el acercamiento a Abuelas y “se constituyó como querellante ante el Juzgado Federal Nº 3, a cargo del juez Alejandro Sánchez Freytes, quien en mayo se declaró incompetente para considerar si se trataba de un delito de lesa humanidad, pero la resolución fue apelada”, indicó Carlotto.

 

Finalmente, la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba ordenó el entrecruzamiento de las muestras de sangre y la joven fue citada y accedió voluntariamente a efectuarse el análisis de ADN, realizado el 5 de septiembre de 2012.

 

El padre de la nieta recuperada, Carlos Héctor Oviedo falleció en 1979, mientras que María de las Mercedes, presente hoy en la sede de Abuelas, expresó que, “aún no la vi, tengo muchas ganas de abrazarla y de decirle que siempre supe que estaba viva”.



Siguiente Noticia Sin avances con la reapertura del Patronato de la Infancia

Noticia Anterior Renunció el juez que debía pronunciarse sobre la Ley de Medios

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario