A casi una semana del reclamo iniciado por gendarmes y prefectos en protesta por recortes salariales y en reclamo del blanqueo de sus sueldos, los manifestantes aseguraron hoy estar “abiertos al diálogo” y a la espera de una respuesta del Gobierno, a pesar de las sanciones que recibieron algunos uniformados.

 

El gendarme Raúl Maza, uno de los voceros de los suboficiales que desde el martes último reclaman un sueldo básico neto de 7 mil pesos y quien fue pasado a disponibilidad el sábado, aseguró hoy que, junto a sus camaradas, aguarda la reunión prevista para mañana con funcionarios del ministerio de Seguridad de conduce Nilda Garré.

 

“Nosotros estamos abiertos al diálogo. Esta es una medida democrática y en ningún momento dijimos que íbamos a perder el diálogo”, afirmó Maza a radio Continental.

 

El portavoz insistió en calificar como “una medida arbitraria” que se le haya dado la baja el sábado último, como a otros uniformados que encabezaron la protesta, porque, en su caso “no se me había notificado en ningún momento ningún tipo de sanción” que justificara la sanción.

 

La semana pasada, gendarmes y prefectos entregaron al viceministro de Seguridad, Sergio Berni, un petitorio con tres puntos que exigían que no hubiera sanciones para los manifestantes, un sueldo básico de siete mil pesos y la anulación del decreto presidencial 1307/12 que estipuló rebajas salariales a los efectivos.

 

“Nosotros habíamos tenido un compromiso verbal del director nacional y del viceministro Berni y está el petitorio firmado” por el mismo funcionario, destacó Maza, uno de los que recibió el pase a disponibilidad por haber encabezado con su voz el reclamo.



Siguiente Noticia Fin de semana largo: unos 826 mil turistas gastaron $711 millones

Noticia Anterior Protesta de vecinos de Quequén complicaron el éxodo turístico

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario