Al menos tres suboficiales de Gendarmería Nacional que participan de los reclamos para lograr mejoras salariales fueron pasados a disponibilidad por el Gobierno nacional, en medio del conflicto que lleva cinco días, por lo que los agentes confirmaron que seguirán con las protestas y denunciaron que las autoridades rompieron el “acuerdo verbal”.

 

El gendarme Raúl Maza, uno de los principales voceros de los efectivos que rechazan recortes salariales y reclaman mejoras en el edificio Centinela, reveló que fue “pasado a disponibilidad” junto a dos colegas por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

 

Pese a ello, advirtió: “No nos vamos a callar. Nadie va a abandonar los puestos (de trabajo), pero tampoco vamos a abandonar la lucha”.

 

La medida se conoció cuando los efectivos de la Gendarmería y Prefectura, en su mayoría suboficiales, cumplían con su quinto día de protesta para pedir un sueldo básico de 7 mil pesos en blanco.

 

Tras aclarar que su método de protesta “es democrático” y que el reclamo “no es un golpe”, Maza denunció que “no se respeto el acuerdo verbal que teníamos con el señor ministro (de Economía, Hernán Lorenzino) y el director (de Gendarmería luego relevado, Enrique Schenone) de que no se iban a tomar medidas de represalias contra ningún personal”.

 

“Ese era el punto uno en el petitorio que dejamos ante el ministro. No se ha cumplido, no se respetó el compromiso que se había hecho”, añadió desde las escaleras del Centinela y lamentó que “a las palabras se las lleva el viento”.

 

En el edificio “Centinela”, sede central de la Gendarmería; y en el “Guardacostas”, donde funciona el comando de Prefectura, varios efectivos seguían apostados junto a sus familias como medida de protesta por su situación salarial.

 

El gendarme Maza confirmó que le “llegó la notificación y la recibí en disconformidad” y consideró que la sanción era “parte de la estrategia” para desgastar a los uniformados que protestan.

 

“No nos meten miedo con esto”, dijo a radio El Mundo y explicó que el “pase a disponibilidad, no significa ser dado de baja. Es un estado intermedio que dura hasta que la superioridad se expida sobre la cuestión”.

 

“No me asusta esto, de hambre no me voy a morir. De acá no me voy y no voy a dejar a mis camaradas que me confiaron como vocero de ellos. No me voy a mover de acá”, dijo Maza, quien desde el miércoles encabeza la manifestación en escalinatas del edificio “Centinela”, del barrio porteño de Retiro.



Siguiente Noticia Cortan la autovía 2 por desborde del río Salado

Noticia Anterior Detienen al presunto autor del crimen de un almacenero

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario