El Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito IX expresó su adhesión a los objetivos, propósitos y alcances del programa nacional crédito para la construcción de viviendas denominado PROCREAR.

 

No obstante, plantearon objeciones a la etapa de construcción de unidades habitacionales, ya que entienden que debe existir una planificación adecuada antes de designar tierras públicas para realizar estos emprendimientos.

 

En detrimento de esto pusieron como ejemplo lo sucedido con el predio denominado “Canchita de los bomberos” que derivó en un conflicto con los vecinos.

 

La primera fase de este programa de crédito, administrado por el Banco Hipotecario, ha permitido que una importante cantidad de ciudadanos propietarios de lotes aptos para la construcción fueran designados beneficiarios, sorteo mediante, de un préstamo para la concreción de su vivienda propia, única y de uso familiar.

 

“Consideramos que esto está generando un impacto realmente positivo en bienestar de la población y, desde una perspectiva urbana, significa la posibilidad de consolidación de las ciudades a través del completamiento de los lotes vacantes, la densificación de los sectores de la ciudad que así lo permiten y el aprovechamiento de las zonas urbanizadas y con soporte de infraestructura”, manifestaron.

 

Sin embargo desde el CAPBA DIX consideraron que b>la segunda instancia que empieza a esbozarse, que compete a la construcción de conjuntos de viviendas de diferentes densidades destinadas a habitantes con problemas habitacionales que no cuentan con terreno propio, agrega una complejidad a la implementación de este programa, que es la evidente falta de tierra urbana y consecuentemente la incidencia económica que ésta tiene en cualquier emprendimiento.

 

“Hemos visto, sobre todo en la última década, que el considerable aumento del valor del suelo ha dado como resultado procesos de expulsión hacia los bordes o fuera del ejido urbano a muchos ciudadanos que no pueden afrontar el precio del suelo en otros sectores de la ciudad y, en otros casos, la necesidad del incremento de la densidad en sectores centrales para mitigar la incidencia del costo del terreno en un proyecto de inversión”, señalaron.

 

Por ello, desde el órgano colegiado entienden que el Estado, fundamentalmente el Municipal, debe planificar adecuadamente la decisión de asignación de tierra pública a la realización de estos emprendimientos, y no puede ni debe caer en la determinación reduccionista de otorgar los lotes “disponibles” sin considerar si son los “adecuados”.

 

Por otro lado, consideran que resulta necesaria la realización de concursos públicos de arquitectura para la selección de las mejores propuestas según las bases y reglamento de concurso elaborado en respuesta a un minucioso programa de necesidades que contemple las condicionantes urbanas y satisfaga las expectativas del estado, los ciudadanos en general y los beneficiarios en particular.

 

Reflejo de lo que se plantea sobre el anuncio público del Municipio de General Pueyrredon sobre la decisión de destinar el predio adyacente al Museo de Arte Contemporáneo, denominado tradicionalmente como “la Canchita de los Bomberos”, para la construcción de un conjunto de 250 viviendas, “consideramos que dicha decisión no responde a los procesos de planificación integral antes enunciados“.

 

“Entendemos la premura que impone la determinación del predio para la realización de esta importante inversión pública para la continuidad y éxito del Plan PROCREAR, pero creemos que es necesario revisar el proyecto y evaluar alternativas superadoras que además no signifiquen conflictos sociales, todo ello es materia esencial de trabajo del Plan Estratégico Mar del Plata-Batán”, reflexionaron.



Siguiente Noticia “El 23 por ciento de la población sufre reflujo gastroesofágico"

Noticia Anterior El Programa ACERCAR practicó más de 230 controles en el barrio Jorge Newbery

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

2 Comments

Deja un comentario