El diputado nacional Eric Calcagno, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, afirmó que “quienes reclaman por dólares ocultan que el sector privado no financiero atesora fuera del país cerca de 200 mil millones, más de cuatro veces las reservas del Banco Central”, al considerar que “las divisas deben administrarse con la mayor responsabilidad”.

 

“Los que se quejan porque, según ellos, no pueden salir del país, omiten decir que en los primeros cuatro meses de este año más de 916 mil personas viajaron al exterior”, agregó el legislador en declaraciones a Télam.

 

Calcagno, presidente además de la Comisión Bicameral de Control de los Fondos de la Seguridad Social, remarcó el aumento reciente en la salida de capitales al exterior, ya que “a fines de 2010 los activos externos del sector privado no financiero eran de 172 mil millones de dólares”.

 

Sobre las limitaciones a la compra de divisas, el diputado consideró que “debe aclararse de qué clase de libertades se trata, y jerarquizar cuáles deben respetarse con prioridad”.

 

“El primer problema es si la desregulación financiera es más importante que el mantenimiento del empleo y el consumo de la mayoría de la población”, evaluó Calcagno. “El segundo -agregó- es si debe permitirse la libertad de especulación en contra del peso y a favor de una crisis financiera y cambiaria, ya que cuando se hace eso se producen catástrofes como las de 2001-2002”.

 

El legislador del Frente para la Victoria señaló que “la libertad que se restringe es la de comprar cantidades arbitrarias de dólares sin justificar el origen de los pesos que se utilizan, y para evadir o blanquear capitales”.

 

Añadió en ese sentido que “hablar de `cepo cambiario´ no dice nada, ya que desde hace más de una década existe una regulación del mercado cambiario, análoga a la que tienen todos los países”.

 

“En el caso argentino, se pide a los interesados que se demuestre la necesidad de los dólares que se quieren comprar, por ejemplo, importaciones o turismo”, explicó Calcagno. Además, agregó, “debe justificarse el origen de los fondos con los que comprarán los dólares, para impedir el blanqueo de capitales ilegales”.

 

Calcagno sostuvo que “el efecto mayor del control de cambios es preservar a la economía argentina de la crisis de balanza de pagos que podría provocar la recesión mundial”.

 

“En una situación de crisis externa como la actual, la Argentina no puede darse el lujo de perder el margen de maniobra que se ganó por el desendeudamiento”, dijo el diputado.

 

“Sería un despropósito -opinó- exponerse a una crisis de balanza de pagos por el comportamiento especulativo del sector privado, ya que la crisis mundial todavía no se ha resuelto y las divisas deben administrarse con la mayor responsabilidad”.

 

Calcagno mencionó como efectos positivos de los controles “el estímulo a la sustitución de importaciones y al turismo local”. “El país se beneficia si los argentinos veranean en Mar del Plata o en la costa atlántica, en vez de Punta del Este; o si los vasitos de Starbucks se fabrican aquí”, ejemplificó.

 

El diputado admitió que “la faz negativa consiste en la demora para la importación de algunos insumos necesarios para la producción”, pero aclaró que “esa situación está siendo corregida”.

 

Finalmente descartó que la compra de dólares sea una buena opción de ahorro para los inversores: “Los plazos fijos y los bonos del Estado fueron mucho más rentables que la compra de moneda norteamericana”, concluyó.



Siguiente Noticia Violencia de género: cuando el drama no termina

Noticia Anterior Campaña masiva de afiliación al PJ desde Nueva Dirigencia Peronista

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

Deja un comentario