Internos contenidos en el Programa de Rugby de la Unidad Penal Nº 15, viajaron hasta la Unidad 23 de Florencio Varela donde hicieron entrega de dos sillas de ruedas restauradas a Sair, el niño ventrílocuo que apareció en programas de TV, quien colabora con instituciones sin fines de lucro que ayudan a niños discapacitados, además participaron de un Seven de Rugby con internos de otras Unidades de la provincia.

 

La entrega se llevó a cabo en el marco de las actividades deportivas que apuntan a la inclusión social de los privados de libertad y contó con la participación de equipos de seis penales, tres de ellos donde se alojan internos jóvenes adultos.

 

El evento contó con la presencia del intendente de Florencia Varela, Julio Pereyra, el secretario de Deportes de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Rodríguez, la subsecretaria de Niñez y Adolescencia, Yanina Estevez, la jefa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), María Florencia Piermarini, y por la ONG Cambio de Paso quien viajaron especialmente desde Mar del Plata, Nani Corletto, Melchor Villanueva, Juan Manuel Aiello y el Juez Esteban Viñas, en ese orden.

 

Meses atrás Sair, había llegado a la ciudad costera para participar de otra entrega de sillas de ruedas, conformando un lazo solidario entre los internos del Programa de Rugby, la ONG Cambio de Paso y las autoridades de la UP 15, en especial, su director Horacio Falcone quien continuamente acompaña este tipo de actitudes solidarias y desinteresadas.

 

Al respecto, comentó que “los internos vienen desarrollando desde hace algunos meses, tareas en la restauración de sillas de ruedas que fueron entregadas con varias reparaciones por realizar, como soldadura, pintura o cambio de tapizados, han trabajado con gran esmero y dedicación y esto es muy importante para ellos porque ven reflejado en la sonrisa de un niño sus actitudes solidarias”.

 

La ONG Cambio de Paso colabora intensamente con este proyecto que propone inculcar a los internos los altos valores que demanda este deporte de contacto, a través del apoyo en los entrenamientos con profesores de educación física, entrenadores de Rugby, y el acompañamiento de los internos en el tránsito hacia la libertad, con palpables ofertas laborales.

 

Los internos en este programa se comprometen a cumplir con normas de conductas, que comprende desde eliminar el idioma “tumbero” dentro del Módulo, o realizar además de los entrenamientos diarios una labor o un estudio.

 

Este Módulo se encuentra separado de la población general, ya que solo lo integran detenidos que pertenecen al programa, que al momento suman 23, quienes ya han disputado una veintena de partidos con otros detenidos, con clubes locales, otros de Buenos Aires, además de veteranos y hasta con la Policía Metropolitana de la Ciudad Autónoma de Buenoss Aires.



Siguiente Noticia "Los violentos que no cumplan la restricción impuesta por un juez deben ir presos"

Noticia Anterior Ochocientos jóvenes católicos se congregaron en Villa Gesell

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario