La desafectación de dos efectivos policiales luego de la huida de un delincuente que permanecía alojado en un patrullero desató la reacción de sus compañeros y el reclamo por mejores condiciones laborales en las comisarías de Mar del Plata.

 

A raíz de los planteamientos efectuados ante las autoridades de la Jefatura Departamental, fue desplazada una sargento de la seccional Tercera.

 

En un comunicado, plantearon que “no se combate la delincuencia ni se mejora la inseguridad sacando de la institución a los policías que queremos trabajar para la ciudadanía y no para bolsillo del jefe de turno“.

 

El episodio que desencadenó la separación de dos agentes de la policía se produjo alrededor de las 2 de la madrugada del lunes 24 de septiembre, luego que detuvieran a un delincuente que acababa de robar un local comercial.

 

Debido a que existen disposiciones legales que impiden alojar detenidos en los calabozos de las comisarías y ante la no presencia de médicos de la policía durante la noche, por orden del superior los oficiales debieron mantener al delincuente en el patrullero hasta las 8 de la mañana, cuando debiera ingresar el profesional de la salud y proceder a para revisarlo como lo dispone la legislación vigente.

 

Por el riesgo que implicaba tener a un detenido tantas horas dentro del móvil policial, lo trasladaron hasta la puerta de la Comisaria Tercera. De acuerdo al testimonio de los policías, a las 7 de la mañana, mientras intentaban descenderlo del vehículo para que pudiera ir al baño, uno de los oficiales fue atacado por el delincuente, quien luego de lastimarlo gravemente se dio a la fuga.

 

“Como consecuencia del hecho nuestros superiores, para no hacerse cargo de la situación, la falta de recursos y medios que necesita el personal policial para cumplir con su trabajo, optaron por cortar el hilo por lo más fino desafectando a los dos policías, sin denunciar el accidente de trabajo sufrido dejando al desamparo a los trabajadores y sus familias”, expresaron los trabajadores que impulsaron esta protesta.

 

Ante lo que consideraron una grave injusticia, en solidaridad con el personal afectado, un grupo de policías se apersonaron en la Jefatura Departamental con el fin de pedir la inmediata reincorporación de los desafectados y que brinden medios y recursos para poder trabajar y brindar seguridad a los vecinos.

 

Sin embargo, la respuesta de la cúpula policial fue la de desafectar a la sargento Virginia Sosa, quien presta servicio en la comisaría tercera, “por defender a sus compañeros de trabajo y reclamar mejores condiciones laborales para todos los policías”.

 

“Ante ello, informamos que haremos todas las gestiones legales, gremiales y políticas pertinentes para defender a nuestros compañeros de trabajo, la institución policial y a los ciudadanos”, destacaron.

 

En un comunicado, plantearon que “no se combate la delincuencia ni se mejora la inseguridad sacando de la institución a los policías que queremos trabajar para la ciudadanía y no para bolsillo del jefe de turno”.

 

A renglón seguido reclamaron “móviles en condiciones para realizar nuestro servicio, ocho horas diarias de trabajo, capacitación y reentrenamiento permanente; sueldo digno y en blanco, correcto pago de horas extras, asistencia psicológica, provisión de uniformes y equipos de trabajo; cese de las represalias (sumarios, arrestos y traslados como medidas de disciplinamiento); democratización de las fuerzas; derecho a sindicalización, médicos para realizar los exámenes psicofísicos de detenidos, víctimas de accidentes de tránsito y violación”.

 

Por último, indicaron que este jueves fueron recibidos por el diputado nacional, Víctor De Gennaro, y Hugo Godoy, de la CTA Provincia de Buenos Aires, a quienes les plantearon este malestar y la problemática existente. Los mismos se comprometieron en colaborar en la búsqueda de soluciones.



Siguiente Noticia Semana de la no violencia: disertará representante del Senado

Noticia Anterior La Provincia llegó a los 800 trasplantes de médula ósea para curar la leucemia

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario