La familia Sisterna tomó la decisión que este fin de semana largo signifique el cierre al público uno de los atractivos culturales más emblemáticos de la ciudad de Mar del Plata por problemas financieros.

 

A través de un comunicado, el director del Museo confirmó la noticia que este lunes será el último día “luego de 12 años de ininterrumpido esfuerzo para brindarle a la comunidad un lugar de divulgación de las ciencias del mar y naturales en general, y constante sostén financiero de parte de la familia fundadora del Museo”.

 

Días atrás, Pablo Sisterna, director del Museo, reconoció que este emprendimiento fue deficitario desde su inicio hace ya doce años. “Sin dudas es difícil tener un equilibrio financiero con una actividad basada en la cultura y en la educación de la ciencia y más en una ciudad que sigue siendo altamente estacional como Mar del Plata”, confesó.

 

En la nota difundida en las últimas horas, Sisterna expresó que “tal vez al momento de idear este proyecto no previmos que posiblemente requeriría de un apoyo de parte de las autoridades públicas municipales, provinciales y nacionales, y también de parte de la comunidad local y turística, mayor al que éstas podrían otorgarle”.

 

“Agradecemos a todos los que nos acompañaron en estos años, a todos los chicos y grandes, escolares y jubilados, curiosos y asombrados, que nos visitaron y con su aporte hicieron menos oneroso su mantenimiento y más grato su desarrollo”, agregó.

 

Pablo Sisterna reconoció haber mantenido reuniones con el intendente Gustavo Pulti y con otras entidades nacionales “analizando distintas alternativas para no llegar al extremo de tener que cerrar el Museo del Mar, o bien que pueda al menos la muestra de caracoles sea exhibida en otro lugar como puede ser el Museo de Ciencias Naturales”.

 

“El deseo mayor sería no tener que cerrar el lugar porque fue hecho con toda una concepción integral que abarca el acuario, los caracoles, los juegos de física, las actividades culturales. Son semanas de diálogos y decisiones finales“, remarcó.

 

En otro párrafo de la nota, Sisterna comentó que “ingenuamente” pensaba recuperar la inversión en no más de tres o cuatro años, “pero nunca lo logré y tuve que ir cerrando algunas áreas como los recitales, ya que en sus primeros años de funcionamiento la concepción del museo era de un centro cultural completo”.

 

El Museo del Mar cuenta con cuatro niveles en los que, además de la colección de más de 30.000 caracoles, pueden encontrarse dos espacios con acuarios de diferentes tamaños, dos salas con la muestra de juegos de ciencia interactivos “Curiosos por el Mundo”, una sala de conferencias y auditorio de usos múltiples, una biblioteca especializada, entre otras opciones.

 

El título del libro del Museo es “Un sueño hecho realidad”. Ahora pasará a ser una realidad hecha sueño, o hecha recuerdo, o quizá, no sin algo de presuntuosidad, una realidad hecha leyenda.



Siguiente Noticia La familia marplatense le dio vida a la Caravana de la Primavera

Noticia Anterior Ecclestone pidió negociaciones "serias" para traer la F-1 a la Argentina

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario