El Observatorio de la Ciudad de la Universidad Fasta llevó a cabo una encuesta sobre el tema vigente del voto de los adolescentes.

 

Al igual que el realizado por la Consultora Ayala, del resultado se desprendió que la mayoría de los consultados dice no estar preparado para participar de un acto eleccionario.

 

En este caso, sobre unos 450 chicos de entre 15 y 17 años que participaron del sondeo de opinión, el 60 por ciento no se mostró a favor del proyecto que esta semana comienza a ser tratado en el Congreso.

 

El estudio se propuso, de modo excluyente, conocer la actitud de los jóvenes frente a la posibilidad de votar a partir de los 16 años de edad. Para ello, se especificaron los siguientes objetivos: si los jóvenes están informados acerca de la temática; el grado de interés en ejercer el derecho al voto a partir de la edad indicada; la percepción acerca de su propia preparación para hacerlo y si efectivamente participarían en caso de ser optativo y no obligatorio.

 

Finalmente, se dio la posibilidad a los encuestados de expresar su opinión acerca de la temática sin que mediara una pregunta expresa.

 

La población objeto de estudio fue el segmento integrado por los jóvenes entre 14 (próximos a cumplir los 15 en los dos meses siguientes) y 17 años (que no cumplan 18 durante este año) que son, efectivamente, los que tendrían el rol de protagonistas en la situación.

 

 

Se trabajó con una muestra por racimos que incluyó instituciones de enseñanza media de la ciudad, públicas y privadas. En cada institución se consultó a estudiantes comprendidos en el segmento de edad considerado.

 

De acuerdo con lo indicado en los objetivos, se solicitó a los encuestados que calificaran, según su percepción, tanto el interés en votar y como su preparación para hacerlo.

 

Los datos indican que el menor grado de interés y preparación se da en los adolescentes que tienen 14 años destacando que se sienten poco preparados y poco interesados pero según su criterio, algo más preparados que interesados.

 

A los 15 años se observa un incremento del interés coincidente con una autopercepción más exigente de la preparación. A los 17 recién los grados de interés y preparación son calificados con más de 5 puntos, situación que, si se tiene en cuenta que la escala era de menor a mayor de 1 a 10, es manifiestamente insatisfactoria.

 

En lo que concierne a la posibilidad de participación efectiva, respuesta a la pregunta: si el voto fuera optativo, ¿votaría? En este caso, la mayoría expresa que no lo haría y, si se diferencia entre pertenencia a escuela pública o privada, la relación se mantiene.



Siguiente Noticia PROUni y la Fundación Pensar invitan a una charla en la Facultad de Derecho

Noticia Anterior Mar del Plata afectada por un conflicto con la recolección de residuos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario