El Ministerio de Trabajo otorgó la inscripción gremial al Sindicato de Repositores de Mar del Plata, luego de que lo ordenara la Sala II de la Cámara Nacional del Trabajo, por lo que la organización obtuvo también la personería jurídica, aseguró la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) que responde al dirigente Pablo Micheli.

 

La resolución fue firmada por Trabajo el 4 de septiembre último, lo que representó “un importante logro de los trabajadores del sector y fue el fruto de la coherencia, perseverancia y lucha”.

 

El trabajo-oficio de repositor se originó con la llegada al país de los grandes supermercados e hipermercados y, los respositores externos, fueron reemplazando a personal interno del supermercado.

 

Desde un comienzo los repositores fueron contratados por las empresas usuarias a través de las agencias eventuales y de forma tercerizada, por lo que el trabajo fue siempre precario e inestable y sin respetar condiciones laborales ni salariales.

 

“El hecho de no estar sindicalizados favorecía la explotación laboral y, los despidos sin indemnización, eran permanentes. El trabajo del repositor siempre pendía de un hilo. Ante ese escenario y para frenar el abuso y la situación, en 2005 se fundó el Sindicato de Repositores de Supermercados en la ciudad de Mar del Plata, el primero en el país”, reseñó la CTA.

 

También sostuvo que el 8 de septiembre de 2005 el Sindicato del Personal de Reposición Externa y/o Merchandising (SIPRE) solicitó a Trabajo la inscripción gremial como organización de primer grado y en los términos de la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales.

 

Ello originó el expediente administrativo 1132302/05, aunque la Dirección de Asociaciones Sindicales de Trabajo reclamó varios cambios y modificaciones en el Estatuto Social del gremio.

 

A fines de diciembre de 2007 la División Gestión de Expedientes Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales entregó una Resolución dando por cumplido todos los requisitos y ordenó la inscripción, aunque durante años el trámite no fue completado.

 

Por ello, el 16 de julio de 2010 se interpuso un pedido de pronto despacho en la delegación ministerial marplatense, que no se expidió, afectando “la libertad sindical individual de los afiliados y colectiva de la actividad de la organización”.

 

El gremio y el Observatorio Jurídico de la CTA nacional presentaron una acción de amparo ante la justicia, que ahora ordenó la inscripción del sindicato en un plazo de diez días.



Siguiente Noticia Debaten en Comisión el proyecto de voto para jóvenes y residentes extranjeros

Noticia Anterior Carlos Berlocq: “Trabajé toda mi vida para lograr esto”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario