Por Mariano Busilachi

 

La grave situación de los perros callejeros en Mar del Plata parece no tener fin. Los números de perros extraviados van en aumento. A esto se le suma la falta de una política efectiva de parte de las autoridades en materia de protección de los animales, a la vez que no hay una conciencia ciudadana que colabore con la solución del problema. Dos importantes agrupaciones protectoras de animales alertan sobre esta cuestión.

 

De acuerdo a un informe elaborado por el Centro Municipal de Zoonosis en 2011, se estima que la cantidad de perros que hay en la ciudad llega a los 170 mil, de los cuales 3500 se encuentran viviendo en la calle. Pero según lo que afirman algunos especialistas, no sorprendería que el número de perros extraviados sea mucho mayor.

 

Una de las organizaciones que aboga por el derecho de los animales es Animalistas. Esta agrupación animalista-ambientalista se formó en marzo del año pasado y tiene como meta la reconexión del animal humano con la naturaleza externa e interna. “Buscamos reinstaurar la armonía entre todos los habitantes de La Tierra mediante una visión ‘naturacéntrica’, erradicando el egocentrismo producto del sistema capitalista neoliberal, cuya esencia es netamente ‘antropocentrista’, donde se sitúa a nuestra especie por sobre las demás”, explicaron. La base de la agrupación es el “veganismo”, una filosofía de vida alternativa que excluye la utilización de los animales no-humanos para cualquier fin o interés. Otra organización protectora de animales, que trabaja conjuntamente con Animalistas, se llama Animal Urbano. Esta organización sin fines de lucro surge a mediados de 2006, a partir de un grupo de personas preocupadas por la situación de los animales abandonados en la ciudad. Sobre los objetivos de la misma, desde la organización comentaron que “al principio nuestro trabajo se centraba sólo en perros y gatos, pero poco a poco fuimos ampliando nuestro campo de acción, promoviendo a través de distintas actividades el respeto hacia todos los animales”.

 

Tanto Animalistas como Animal Urbano coinciden en que el Estado ha sido ineficiente en su abordaje por no considerar su magnitud real. Entre las causas principales de la superpoblación de animales en la ciudad, ambas organizaciones concuerdan que son tres: la escasa esterilización (actualmente son sólo 80 cirugías diarias las que se realizan); la nula educación en ámbitos escolares y medios de comunicación en cuánto al respeto y cuidado de los animales; y el gran negocio de la venta de animales de raza. “Hasta que no se realicen más esterilizaciones, no se invierta en educación y se siga permitiendo la comercialización de perros y gatos, esta problemática no encontrará solución”, afirman.

 

Pero hay más cosas que faltan por hacer, por lo menos en la ciudad de Mar del Plata. Desde Animal Urbano afirmaron que “una de las cosas más importantes que falta, por parte de las personas y autoridades, no sólo en la ciudad sino en todo el país, es tomar más en serio los casos de maltrato y hacer aplicar los castigos correspondientes” Además, agregaron que “está estudiado y comprobado que esto no sólo es importante para los animales. Se suele subestimar mucho el maltrato de adultos o niños hacia los animales, sin tener en cuenta que detrás de esta clase de actos se esconden conductas que son o pueden ser en un futuro potencialmente peligrosas para los seres humanos también”

 

Existen razones por las cuales ambas agrupaciones tienen crédito suficiente para hablar sobre el tema. Entre las tareas que realiza Animal Urbano se puede mencionar la difusión de información en contra del uso, explotación, maltrato y matanza de los animales, cómo así también qué hacer para ayudarlos. Otras labores son la enseñaza del cuidado y respeto de los animales más cercanos a través de charlas, cursos, talleres y en los distintos medios de comunicación; la ayuda a animales que se encuentran en riesgo y búsqueda de un nuevo hogar si éstos no los tuvieran; la colaboración en la difusión de animales en adopción, perdidos y encontrados, ofreciendo como herramienta digital su sitio web, entre muchas otras. Algo similar ocurre con el trabajo que desarrolla  Animalistas. “Llevamos a cabo jornadas de concienciación en la vía pública utilizando material gráfico como carteles, banderas, imágenes y folletería; organizamos demostraciones atractivas con disfraces, máscaras, jaulas, cadenas, pinturas y representaciones actorales; caravanas; acciones directas no-violentas; festivales con bandas, proyecciones de documentales y comida vegana; brindamos charlas informativas para colegios, agrupaciones y otras instituciones; gestionamos la implementación de ordenanzas, etc.”, explicaron desde la organización.

 

Son pocas las legislaciones municipales y nacionales que amparan los derechos de los animales, no solo caninos, sino en general. La ley nacional 14.346, pionera en su tipo para toda Latinoamérica, actualmente “quedó muy atrás, ya que las penas que aplican (además de que no se aplican en absoluto) son ridículamente leves y no están contemplados muchos otros actos de crueldad, como por ejemplo atropellar a un animal y no proporcionarle asistencia veterinaria, el abandono, el encadenamiento permanentemente, la zoofilia, y más”, de acuerdo a lo manifestado por Animalistas. A la vez que agregaron que “a nivel provincial existe la ley 13.879, que prohíbe la práctica de sacrificios de perros y gatos en todas las dependencias oficiales de todo el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, pero esta ley tendría que extenderse hacia todo el territorio nacional, ya que son muchas las provincias que utilizan la técnica del sacrificio para reducir la población animal, un método retrógrada y para nada ético”.

 

La situación de los perros callejeros en Mar del Plata tiene soluciones totalmente aplicables y simples. Este informe merece cerrarse con un concepto final que deslizaron desde ambas organizaciones. “Cómo dijo Gandhi, ‘se puede medir el grado de evolución de una sociedad por el trato que dan a sus animales’. El camino es muy largo, pero por sobre todo falta educar para generar empatía, sensibilidad y solidaridad hacia todos los animales, el resto viene sólo”. Más claro, imposible.



Siguiente Noticia Mas de 3000 alumnos de colegios católicos animarán Encuentro Deportivo y Cultural

Noticia Anterior Alvarado busca la segunda victoria en San Juan

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario