La presidente Cristina Fernández pidió a los clubes de fútbol que “entreguen las listas” de barrabravas que estarían vinculados a dichas instituciones.

 

La mandataria solicitó que estas nóminas sean enviadas por las instituciones afiliadas a la AFA a los organismos encargados de la seguridad en los espectáculos deportivos.

 

Asimismo, añadió: “No hay que estigmatizar a los hinchas” y aseguró que 25 barrabravas fueron detenidos luego de que el ministro del Interior Florencio Randazzo entregara un listado a las autoridades competentes.

 

La Presidente realizó las declaraciones acerca de la violencia en el deporte tras encabezar un acto en el predio de Tecnópolis y luego de los reiterados episodios de violencia que han manchado al fútbol argentino en los últimos tiempos.

 

El hecho más resonante del último fin de semana fue el violento cruce entre dos facciones de la barrabrava de Boca en la autopista Santa Fe-Rosario. El episodio se produjo cuando el grupo identificado con Rafael Di Zeo, quien no se encontraba en el lugar, fue interceptado por un control policial que constató que no tenían entradas para el encuentro que Boca debía jugar ante Unión y los obligó a retornar a Buenos Aires.

 

En el camino se cruzaron con los micros del sector liderado por Mauro Martín y comenzó un enfrentamiento que incluyó piedrazos y disparos de armas de fuego. Producto del violento cruce, Martín fue gravemente herido y debió ser operado en un hospital de la ciudad de Rosario, aunque en las últimas horas fue trasladado a la Ciudad de Buenos Aires donde continúa su recuperación.

 

El último sábado el ascenso también sufrió el embate de los barras. El encuentro entre Deportivo Merlo y Boca Unidos debió ser postergado minutos antes del inicio luego de que se registraran en las inmediaciones del estadio duros enfrentamientos a tiros entre dos facciones de la barrabrava, las cuales son lideradas por los hermanos Salazar, quienes mantienen una añeja enemistad.

 

Días antes, el estadio de Nueva Chicago había sido el escenario del choque entre un sector de la barra y la policía que cumplía servicio en el encuentro que “El Torito” disputaba ante Gimnasia de Jujuy por el torneo del Nacional B. Un grupo de alrededor de 30 hinchas quiso ingresar a la cancha a la fuerza y se desató el enfrentamiento con los efectivos, que terminó con un saldo de dos agentes heridos de bala y otros dos con traumatismos varios.



Siguiente Noticia Más del 70% de las empresas tienen puestos vacantes y 30% no los cubre

Noticia Anterior Brillante cierre del Certamen Juvenil de Bateristas 2012

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario