Cáritas Mar del Plata informó a la comunidad los resultados de la Colecta Anual de Cáritas que se realizó durante todo junio, a través de las parroquias, capillas, colegios y también mediante distintas iniciativas en espacios públicos que tuvieron a los voluntarios como protagonistas. Gracias a la comunidad que se sumó a esta Colecta Anual, lo recaudado superó en un 30% los resultados del 2011.

 

“Queremos agradecer a toda la sociedad por esta respuesta generosa a la Colecta de Cáritas, también a los medios de comunicación que nos ayudaron en la difusión, y por supuesto a los voluntarios que dieron de su tiempo para animar a la sociedad a participar”, expresó el Presbítero Fabián Yanes, vicepresidente de Cáritas Mar del Plata.

 

Lo reunido en esta edición 2012, alcanzó los $420.734, lo cual se divide en tres partes iguales, un tercio que le corresponde a la Cáritas parroquial, un tercio a Diocesana y otro a Cáritas Nacional.

 

El monto que corresponde a Cáritas Mar del Plata, este año se destinará a fortalecer y promover el ámbito educativo. “Con lo recaudado sostendremos distintos proyectos parroquiales que se proponen acompañar a las familias más vulnerables en la educación de sus hijos pequeños y adolescentes. Será a través de la implementación de espacios de educación no formales, recreación, talleres, actividades culturales y deportivas, etc.”.

 

En este sentido ya se está llevando a cabo el proyecto “Emaús” una iniciativa de educación popular que comenzó sus actividades en los barrios Belgrano, Don Emilio, Las Heras, Libertad, Malvinas y otros de la periferia marplatense.

 

Cabe destacar que, si bien este año, el hincapié se hace en lo educativo, también con lo recaudado en la Colecta Anual se sostiene la gran cantidad de iniciativas que desarrolla Cáritas Mar del Plata: el Hogar Nazaret para personas en situación de calle, los pequeños préstamos a micro-emprendedores, el programa “Horizonte” que acompaña a familiares y referentes de personas con adicciones, los programas de mejora en las viviendas de los más necesitados, la asistencia a familias con necesidades, entre muchas otras actividades.

 

La sede central de Cáritas funciona en Chacabuco 4850 de lunes a viernes de 8 a 14, y pueden comunicarse al teléfono 0223 475 6565 o encontrar información en www.caritasmardelplata.org.ar. También en cada parroquia de la diócesis hay una Cáritas que puede asistir a los hermanos del propio barrio.

 

El proyecto “Emaús”: un espacio educativo no formal

 

“Emaús”, se enmarca dentro del ámbito educativo popular y entre las diversas actividades que se realizan hay apoyo escolar, meriendas, ludotecas, lectura de cuentos.

 

Los protagonistas son educadores populares –les llaman mochileros-, que brindan herramientas para que niños, jóvenes, terminen el secundario. Así también hay ayudas económicas para que puedan terminar los estudios terciarios.

 

“El principal desafío que tenemos es realizar un acercamiento al barrio, de modo que cada vecino que participe pueda ir apropiándose del Plan de Inclusión Educativa Emaús, y lo conciba como propio. De eso se trata, de poder considerar a los que menos oportunidades tienen, como sujetos activos en la construcción de un cambio en lo que la sociedad le ofrece o impone”, expresó Daniela Carrizo, asistente técnica local de Emaús, quien forma parte del equipo motor de esta propuesta.

 

“El nombre del Plan se refiere a una cita bíblica, Emaús y trata de hacerse compañero de camino de nuestros prójimos, como lo hizo Jesús; en este caso desde la educación, tratando de acercar las herramientas para integrar a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, que son los niños y jóvenes; y de esta forma también ejercitar nuestro compromiso de ciudadanía activa” detalló Carrizo.

 

Finalmente, haciendo alusión a su experiencia personal con este proyecto manifestó “desde que comencé a trabajar en este programa, fui aprendiendo las formas para poder acercarme a las comunidades desde donde se trabaja para el Emaús, todas las poblaciones son distintas pero tienen necesidades similares. Descubrí que la educación no formal, es una herramienta de transformación desde la cercanía, nos permite individualizar a cada persona, ir descubriendo su realidad y compartirla, es cuestión de hacerse hermano y compartir”.

 

Daniela Carrizo, añadió “este programa también nos permite brindar un espacio para que los jóvenes puedan servir a los hermanos desde una acción concreta y que solo necesita de su creatividad y ganas”.



Siguiente Noticia Alvarado debutó con una derrota en Olavarría

Noticia Anterior I-GEN inauguró espacio con una disertación sobre el transporte

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario