La Cámara baja convirtió en ley el proyecto que declara de utilidad pública y sujeta a expropiación a la Compañía Sudamericana de Valores, en una sesión que se extendió por más de nueve horas.

 

El resultado de la votación fue de 145 a favor, 78 en contra, en tanto que se registraron cuatro abstenciones, provenientes del bloque Unidad Popular.

 

Los votos de la mayoría reunieron al bloque del Frente para la Victoria, los habituales aliados y algunos opositores como Proyecto Sur; y las bancadas que responden a Felipe Solá y a Luis Juez.

 

Los 77 votos en contra, en tanto, surgieron del arco opositor encabezado por la UCR, el Frente Peronista, el PRO, el Socialismo, el GEN, la Coalición Cívica.

 

Durante la sesión, que se inició a las 12, el oficialismo respaldó junto a sus tradicionales aliados el proyecto, mientras que la oposición manifestó su rechazo a la propuesta y justificó, por separado, los cinco dictámenes de minoría impulsados por ese sector.

 

Al defender el proyecto como miembro informante del oficialismo, la titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Diana Conti, sostuvo que el proyecto “está dentro de los marcos constitucionales y es una actividad excluyente de este Congreso”.

 

Además, cuestionó a la oposición al afirmar que “hace un show entre quiénes, siguiendo como borregos al señor (Héctor) Magnetto -CEO de Clarín-, hablan mal de nuestro vicepresidente”.

 

Entre los apoyos de los bloques aliados al kirchnerismo se destacó el del bloque Nuevo Encuentro, que a través de Juan Carlos Junio expresó: “Estamos discutiendo los problemas de la Patria. La discusión de fondo es ideológica, no moral. Apoyamos y saludamos esta decisión política de la Presidenta, coincide con nuestros ideales”.

 

“Es de toda lógica que el Estado expropie y se haga cargo de una empresa con capacidad de fabricación de billetes y acuñación de moneda de curso legal, y mucho más en el marco de una crisis internacional grande y estructural”, aseveró.

 

Desde el radicalismo, el diputado Ricardo Alfonsín consideró una “exageración la invocación que hace el oficialismo a la llamada soberanía monetaria”.

 

Desde el PRO, Federico Pinedo dijo que “no estamos comprando máquinas, estamos expropiando una sociedad anónima”.

 

Entre otras cuestiones, el proyecto, de nueve artículos, establece la expropiación en los términos que fija la Constitución Nacional, con la cotización del Tribunal de Tasación de la Nación.

 

Además, la norma garantiza que serán mantenidas las fuentes de trabajo y será contemplada la deuda que la Compañía de Valores Sudamericana mantiene con el Estado.



Siguiente Noticia Los "olímpicos" se suman a las prácticas de Peñarol

Noticia Anterior Una duda en Aldosivi para enfrentar a Chicago

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario