En la Provincia de Buenos Aires aumentaron un 20 por ciento los nacimientos en la última década. Se trata de casi 50 mil niños más que nacieron en alguno de los 135 municipios.

 

Hasta el 2003, el promedio de nacimientos por año era de 250 mil bebés, e incluso había descendido entre el año 2000 y el 2001, producto de la crisis económica y social que afectó al país.

 

A partir de 2003, la tendencia es en alta llegando a casi 300.000 la cantidad de niños nacidos en territorio bonaerense en el último año. Otro punto de crecimiento importante se dio entre los años 2007 y 2008, coincidiendo con la implementación de la Asignación Universal por Hijo.

 

Para Alberto Pérez, jefe de Gabinete, quien tiene a cargo el Registro Provincial de las Personas, “este incremento tiene su explicación en el mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad argentina, y en particular de la Provincia de Buenos Aires, producto de la salida de la crisis de 2001 y del proceso de reactivación que se inició en 2003 con la recuperación de las fuentes de trabajo y la calidad de vida de la población”.

 

“Las familias recuperaron sus sueños y pudieron comenzar a proyectar, es notable que entre 2003 y 2004 hayan nacido 18 mil chicos más, número que se estabiliza en los dos años siguientes, para crecer de nuevo entre 2007 y 2008 en nada menos que 17 mil niños”, detalló.

 

La implementación de la Asignación Universal por Hijo es otro factor que incidió favorablemente a la hora de la planificación familiar. “Las estadísticas vitales son indicadores del bienestar de una sociedad. En Buenos Aires nacieron en el primer año del milenio 248 mil niños, cifra que descendió en 2001 a 243 mil. Vuelve a aumentar en los años siguientes pero el verdadero salto se da a partir de 2003”, especificó Pérez.

 

Derecho a la Identidad e inscripciones tardías

 

Como política de Estado, la Provincia creó el programa Derecho a la Identidad de la Niñez, con el que por un lado logró regularizar la situación de más de 30 mil chicos de entre 0 y 12 años que no tenían documentos ni partida de nacimiento. Y por otro aumentó la cantidad de recién nacidos con DNI, habilitando nuevas oficias de inscripción dentro de hospitales públicos y privados y llegando a cubrir 65 maternidades en toda la Provincia.

 

El nombre como símbolo de la identidad

 

La amplitud y la responsabilidad en la elección de los nombres que los padres otorgan a sus hijos es un logro del ejercicio democrático, que generó un “ida y vuelta” entre el Estado y el ciudadano.

 

El Gobierno provincial incluyó en los últimos cuatro años, más de 50 nuevos nombres de pila en su listado orientativo de nombres aceptados. Marcolina, Giglio, Alazne, Ferrán y Cala son alguno de ellos.



Siguiente Noticia Insisten con la declaración de emergencia nacional por violencia de género

Noticia Anterior Violencia de género: casi presencia la muerte de su hija por internet

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario