Guadalupe, una víctima más de la violencia de género en Mar del Plata. Conoció a su pareja por chat, él era de República Dominicana, y ella lo ayudó a venir a Argentina. Durante el primer tiempo de relación todo estaba bien, pero luego la violencia pasó a ser parte de su vida cotidiana.

 

No permitía que se comunicara con nadie, administraba su dinero y la maltrataba de manera constante. Un día, mientras chateaba con su madre, la agarró y mirando la cámara la amenazó con matarla con un cuchillo.

 

Guadalupe, que está embarazada de tres meses, decidió que su vida ya no podía continuar de esa manera y se animó a denunciar para avanzar con su vida alejada de la violencia.

 

Luego de varias denuncias en la Comisaría de la Mujer, le otorgaron una restricción de acercamiento. Sin embargo, Guadalupe y su madre piden mayor respaldo ya que no se sienten protegida con esta medida.

 

En declaraciones a Radio La Red Mar del Plata (FM 91.3), la madre de la joven de 30 años, que se encontraba en el exterior, comentó que luego de ver por la web cam como la vida de su hija corría peligro tomó el primer avión y regresó a la ciudad.

 

Marta reseñó que sospechaba que la relación de su hija con su pareja no estaba bien, aunque no lograba que Guadalupe se lo reconociera. “Se ponía a la defensiva y se molestaba cuando le preguntaba algo. Además ponía excusas cuando aparecía con algún signo de violencia física”, precisó.

 

Consultada acerca de si se charlaba en la casa sobre la violencia de género, Marta resaltó que “cuando aparecía un caso en la televisión Enrique insultaba a los que maltrataban a las mujeres y aseguraba que eso en su país no hubiese sucedido“.

 

Con respecto a la medida de restricción que obtuvieron, sostuvo que no les brinda tranquilidad. “Vive a cuatro cuadras y salta los paredones con total impunidad, tenemos miedo”, confesó.



Siguiente Noticia Crecieron los nacimientos en la Provincia de Buenos Aires

Noticia Anterior Continúa el Ciclo “Camino al Festival”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario