Distintas entidades que nuclean a los colegios privados bonaerenses advirtieron que los recortes que el gobierno provincial aplicará sobre el sector derivarían en cierre de cursos -y hasta de escuelas chicas-, en problemas de empleo y en que miles de alumnos que no cuentan con otros servicios educativos en su zona de residencia vean afectada su escolarización.

 

No obstante, tanto el Consejo de Educación Católica como la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la provincia de Buenos Aires (Aiepba) desestimaron la posibilidad de incrementar el valor de las cuotas que pagan los alumnos.

 

El Consejo de Educación Católica de la Provincia comenzó a entregar una carta dirigida a las familias en todos los establecimientos religiosos, donde se afirma que los recortes “impedirán seguir brindando los mismos servicios” y que “se está poniendo en grave riesgo la continuidad de esa prestación y el sostenimiento de su calidad”.

 

El texto expresa “la preocupación causada por el anuncio de recortes que haría el Gobierno en relación con el régimen de aportes que se otorga a la educación pública de gestión privada”.

 

Tras indicar que “somos conscientes de las serias dificultades que la Provincia y el país enfrentan”, subraya: “No creemos que la solución sea el recorte del aporte estatal que se brinda a estas comunidades educativas”.

 

Se trata de 2.200 colegios -de los 6.000 privados que funcionan en territorio bonaerense-, donde cursan 440.000 alumnos sobre un total de 1,5 millones que estudian en el sector y trabajan 45.000 docentes.



Siguiente Noticia Los bancos pesificarán los saldos en dólares de las tarjetas de crédito

Noticia Anterior Afirman que aumentaron un 31% los hechos violentos en los penales bonaerenses

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario