Mientras paulatinamente la actividad en el puerto tiende a normalizarse, todavía existen unos 3000 obreros del pescado que no han recibido siquiera una bolsa de alimentos, mientras desde el SOIP esperan que la ayuda prometida por el Ministerio de Desarrollo Social llegue en los próximos días.

 

En tanto, se confirmó que a partir del 20 de agosto habrá un subsidio de 600 pesos tanto para trabajadores en relación de dependencia como de cooperativas.

 

La ayuda del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación todavía no completó el total del padrón de 8500 trabajadores que esperan una bolsa de víveres, según confirmó Cristina Ledesma, secretaria general del SOIP.

 

“Con la comida estamos esperando que en estos días se complete el envío para los compañeros que todavía no recibieron nada, llegamos hasta la letra M del padrón”. Se esperaba que hubiese una segunda ronda de ayuda en alimentos, “pero ya nos dijeron que será por única vez”, afirmó Ledesma.

 

Sin embargo hubo un importante avance sobre el subsidio que se gestionó ante el Ministerio de Trabajo. Ya se había confirmado que los trabajadores en relación de dependencia cobrarían 600 pesos durante tres meses y ahora se ha sumado a los obreros de cooperativas, que tendrán acceso a una ayuda de igual importe y, aunque todavía se encuentra en el terreno de lo posible, se entregaría durante dos meses.

 

“Ya está confirmado el subsidio para todos los trabajadores de 600 pesos a través del Ministerio de Trabajo”, se comenzará a cobrar a partir del 20 de agosto y “las gestiones de Noemí Rial fueron muy importantes”, aseguró la Secretaria General del SOIP.

 

Por otra parte, Ledesma hizo hincapié en el compromiso asumido durante una reunión con el intendente Gustavo Pulti y que fue rubricado en un acta, relacionado con la lucha contra el trabajo en negro.

 

La dirigente aseguró que “tenemos el compromiso del Ministerio de Trabajo de reanudar las inspecciones y de hacerlo con fuerza. Ya hubo un cambio en el monto de las multas que antes eran ridículas pero seguramente habrá que mejorar. Los empresarios tienen que entender que se va a avanzar con la registración”.

 

Sin embargo, las inspecciones hasta aquí realizadas por el Ministerio de Trabajo no han dado por resultado la registración de los obreros. El aumento en la suma de las multas no derivó en el cambio de un escenario de explotación.

 

En tal sentido, la cooperativa Leo Fish, hoy en conflicto, recibió una multa de 910.000 pesos, pero lejos de registrar al personal, dejó a todos en la calle. Es por ello que resulta necesario buscar nuevos mecanismos para lograr el objetivo de eliminar el trabajo en negro.

 

“Los empresarios argumentan que son compradores de buena fe pero no puede ser que no sepan a quién le compran, ni quién procesa para ellos. Tienen que hacerlo con empresas que sean solventes para evitar que luego se les reclame a ellos cuando la gente queda en la calle”, aclara Ledesma.

 

Fuente: Revista Puerto



Siguiente Noticia Casal recorrió el Centro de Monitoreo e inauguró Escuela de Policía

Noticia Anterior Presupuesto Participativo: habrá más de 300 proyectos durante el acto eleccionario

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario