Inspectores de la Dirección General de Inspección General, dependiente de la Secretaría de Gobierno Municipal, procedieron a la clausura de 4 locales donde se fabricaba pan y otros productos alimenticios sin contar con la debida habilitación municipal.

 

El titular de Inspección General del Municipio, Eduardo Bruzetta, informó que esta semana comenzaron a inspeccionar en horarios extraordinarios (entre las 4 y 5 de la mañana), “para así poder detectar estos lugares que, por lo general, son galpones que hacia la vía pública no tienen ningún tipo de identificación o son lugares que se encuentran en los fondos de domicilios particulares”, señaló Bruzetta.

 

En este marco, este lunes, un grupo de inspectores acompañados de personal de la Policía Departamental, procedieron a la clausura de un local ubicado en Olazar 431, el que fue clausurado por falta de habilitación.

 

En este lugar se destruyó 400 kilos de pan elaborado con bromato de sodio y decomisado más de medio kilo de bromato de sodio y más de 400 bolsas de harina de las que no se pudo detectar la procedencia.

 

Posteriormente, los inspectores se trasladaron hasta Bordabehere 3170, el que fue clausurado por falta de higiene y seguridad. Aquí se encontraron 30 bolsas de harina y más de 150 kilos de pan elaborados, el que fue también destruido. Más tarde, se prosiguió con Goñi 3087 y Nápoles 8285, donde, en ambos casos, también se procedió a la clausura por falta de habilitación.

 

Todas las bolsas de harina -más de 430- y el bromato de sodio hallado, fueron intervenidos y puestos a disposición del Juzgado de Faltas.



Siguiente Noticia Anuncios y reclamos en festejo de los Gastronómicos

Noticia Anterior Siete millones de argentinos hicieron turismo por el país en primer semestre del año

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario