La atleta marplatense María de los Ángeles Peralta ya se encuentra ubicada en la Villa Olímpica, ultimando detalles de su preparación para competir, el domingo 5 de agosto a las 7 hora argentina, en el maratón femenino de los Juegos Olímpicos Londres 2012.

 

Previo a su arribo a Londres, Marita, que obtuvo su clasificación en Rotterdam con 2:37.55, y su entrenador, Leonardo Malgor, vivieron durante tres semanas en Iten, Kenia.

 

“Estuvimos en un Centro de entrenamiento montado por la famosa fondista keniana Lornah Kiplagat en Iten, que, para dar un ejemplo, es como la Sierra y la Laguna de los Padres sólo que con tierra colorada y a una altitud de 2.400 metros sobre el nivel del mar”, comenta desde la capital inglesa Malgor.

 

María se adaptó como pocos blancos allí. Su entrenamiento semanal rondó los 170 kilómetros en total. Debido al terreno, tonificó sus piernas, y la buena alimentación, la suplementacion adecuada y el descanso pusieron a punto a Marita. Nunca dudé de nuestro sistema de trabajo y por eso llegamos a clasificar para unos Juegos Olímpicos”, explicó.

 

Malgor remarcó que “esas tres semanas en las tierras de los mejores corredores del mundo me confirman que no estamos equivocados. No sé qué pasara en Londres el 5 de agosto. Lo que sí sé, y de ello estoy orgulloso, es que hemos llegado a unos Juegos Olímpicos como yo quería. El resto lo sabremos ese mediodía del primer domingo de agosto”.

 

Las vivencias en Kenia, fuera del entrenamiento propio, fueron muy fuertes para ambos. “Chicas y chicos entrenan allí como si tuviesen los Juegos Olímpicos a dos semanas, pero en realidad esperan una oportunidad. No piden nada, sólo quieren correr en algún lado para poder ganarse su sustento. Cientos son los que no van a Mundiales o Juegos Olímpicos. Según dicen los que conocen esta zona y el ambiente, los mejores muchas veces no llegan por falta de oportunidades”.

 

“Un día visitamos una escuela en un pueblo llamado Ziwua, donde un corredor nacido allí, James Moiben, utilizó sus ganancias en las carreras para comprar tierra, plantar maíz, construirse su casa y fundar, en 2008, un colegio que actualmente alberga a más de 200 chicos de primaria y secundaria, muchos de ellos becados y otros enviados por sus padres. Convivimos con ellos y fue realmente emocionante”, finalizó Malgor.



Siguiente Noticia Tras una serie de obras, el Natatorio Municipal reabrió sus puertas

Noticia Anterior Hubo acuerdo y se garantiza servicio de comedores escolares

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario