El director de la Escuela de Formación Profesional Nº3, José Luis Sarasa, destacó que en los últimos tres años se viene observando un incremento en la matrícula, muchos de los cuales son jóvenes.

 

En tal sentido, destacó la puesta en vigencia del programa “Red de Oportunidades” que permite que alumnos de escuelas secundarias municipales accedan a los cursos de capacitación de formación profesional.

 

También se observa a adultos provenientes de la industria del pescado que buscan capacitarse en algún otro oficio.

 

En declaraciones a PUNTONOTICIAS, Sarasa recalcó que la Secretaría de Educación municipal mantiene “con gran esfuerzo” diez escuelas de formación profesional, las cuales la mayoría de ellas se encuentran situadas en barrios periféricos, “y brindamos una diversa gama de oficios para que se capaciten no solamente adolescentes sino también adultos”.

 

“En el caso de nuestro establecimiento, ubicado en la calle José Hernández 2286, tenemos alumnos de más de sesenta años que decididamente quieren capacitarse y alcanzar un objetivo que les permita obtener una mayor dignidad en la vida”, sostuvo.

 

Con 35 años dentro del sistema de formación profesional de la municipalidad, José Luis Sarasa ha visto pasar diversos estadíos dentro de este nivel de enseñanza desde aulas con cuarenta y cinco alumnos hasta épocas donde no se superaban la media docena y en la actualidad se ha recuperado una cantidad apreciable de estudiantes.

 

“Además, se ha logrado mantener la currícula en casi un 80 por ciento porque cuando vienen, se inscriben porque no tienen trabajo, pero luego surge alguna ocupación temporal y abandonan y nuestra tarea también pasa por buscarlos y que se reinserten”, indicó.

 

Para el director de la EFP Nº3 el resurgimiento de estas escuelas se dio “cuando la gente empezó a tomar conciencia de que un oficio les da una capacidad de trabajo, así como independencia económica y en los últimos tres años se viene dando un incremento en la matrícula”.

 

En otro párrafo, se refirió al hecho que su escuela está ubicada en una zona donde la influencia de la industria del pescado es muy fuerte y lo que viene sucediendo con el puerto en materia de conflictos en los últimos años ha tebnido su réplica en este tipo de establecimientos de formación profesional.

 

“Muchos se vuelcan a actividades como herrería o tornería, así como hay oficios que se están destacando mucho como electricidad del automotor y cocina para comedores escolares con orientación en nutrición y manipulación de alimentos que los habilita para trabajar en sectores gastronómicos”, explicó.

 

A partir del año pasado la cartera de Educación decidió implementar un proyecto que se llama “Red de Oportunidades” que permite, en el caso de esta escuela que comparte aulas con una escuela secundaria municipal, “que en los últimos años del ciclo superior se incluya la participación en los talleres de formación profesional y de esa forma cuando el alumno termina el secundario obtiene, además, el título de capacitación de formación profesional y es interesante apreciar como los jóvenes se enganchan con esta posibilidad que se les presenta”.

 

En cuanto a la importancia se imponer entre los más jóvenes la cultura del trabajo, Sarasa subrayó que “es necesario que a los jóvenes se los incentive a descubrir sus capacidades y sus habilidades, porque muchas veces no se dan cuenta del potencial que tienen en su interior y cuando empiezan a ver en la práctica los resultados ellos mismos se involucran cada vez más”.

 

Por último, se indicó que los cursos son gratuitos y tienen una duración que va desde los 12 meses hasta los dos años en el caso de los destinados a los más jóvenes.

 

Por: Gonzalo Patrone
PUNTONOTICIAS

 



Siguiente Noticia Los taxistas de Mar del Plata reclaman aumento en la tarifa

Noticia Anterior La Presidenta viaja a Brasil para participar de la Cumbre del Mercosur

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario