Las cifras del Registro Civil porteño revelan que en diez años aumentó el uso de esta modalidad un 76 por ciento. Y la situación se repite en buena parte del territorio provincial, según datos que reproduce el diario Clarín.

 

De 2009 a 2011, en La Plata creció un 74% el número de inscriptos con doble apellido. En el mismo lapso, subió un 64% en Quilmes (de 1.133 a 1.860); un 29% en Tandil (de 253 a 326); un 28% en San Isidro (de 428 a 549) y un 2% en Mar del Plata (de 2.295 a 2.347).

 

Las cifras muestran que en 2011 la cantidad de niños bonaerenses anotados con los apellidos de ambos padres representan entre el 2% y el 23% del total de nacimientos de cada jurisdicción.

 

Según especialistas consultados por el matutino, esta tendencia “tiene un alto valor simbólico, pero también refuerza el vínculo legal”.

 

En 2008, el Gobierno había presentado un proyecto para modificar la ley del nombre ( de 1969) que incorporaba el doble apellido obligatorio para los hijos: primero el del padre y después el de la madre.

 

Esa iniciativa no prosperó pero ahora existe otra que está contemplada en la reforma del código Civil y Comercial que impulsa el Gobierno nacional. El proyecto de ley, que será tratado este año por el Congreso, plantea no sólo el doble apellido sino que además fija que el orden del primer apellido lo elegirán los padres.

 

“Que el bebé lleve los apellidos de papá y mamá es una tendencia mundial y no responde a una sola causa; es pluricausal. Tiene que ver con establecer lazos más estrechos de la familia con la madre, en especial en las uniones de hecho, y las madres solteras que son jefas de hogar. Como cada vez las parejas se casan menos, que su hijo lleven los dos apellidos constituye de alguna manera un vínculo legal”, analizó Gabriela Pastorino, miembro del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género.



Siguiente Noticia En los últimos 36 días hubo un crimen cada dos días en la Provincia

Noticia Anterior Lesa Humanidad: presentan alegatos contra represores

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario