Los seis estudiantes secundarios seleccionados para representar a la Argentina en las Olimpíadas de Matemática que comienzan este domingo en Mar del Plata demostraron un gran interés en atravesar la experiencia que demanda, sobre todo, “tener buenas ideas y ganas de resolver problemas, que es como meter un gol”.

 

Argentina, que empezó a participar de las Olimpíadas de Matemática en 1988 en Australia, consiguió a lo largo de estos años cuatro medallas de oro.

 

El equipo argentino está compuesto por Mariano Bonifacio, de la Escuela Superior de Comercio y Bachillerato Anexo Leones, Córdoba; Alejandro Candioti, de la Escuela José Manuel Estrada, Misiones, e Ignacio Darago, del Colegio Nacional Buenos Aires.

 

Además, Azul Fatalini, del Normal Juan Bautista Alberdi, Tucumán; Gastón Salgado, de la porteña Escuela ORT II, y Bruno Staffa, de la Escuela Superior de Comercio “Prudencio Cornejo”, Bahía Blanca.

 

Sorprende escuchar a estos seis estudiantes, para quienes “la belleza de un problema radica en que sea simple en apariencia y complejo por dentro”.

 

“Para poder participar de las Olimpíadas hay que tener buenas ideas y ganas de resolver los problemas”, dijo a Télam Ignacio, durante una práctica de entrenamiento en la Ciudad Universitaria de la Universidad de Buenos Aires, en el barrio porteño de Nuñez.

 

Según su experiencia, “cuando estás resolviendo un problema sos como un chico en un arenero. Podés tener balde, palita y rastrillo y hacer un castillo fácil; también podés armarlo con las manos. Lo que no te pueden faltar son las ganas de hacerlo”, remató.

 

Para Azul, la única mujer del grupo, “la matemática es una oportunidad para poner en juego otra manera de pensar, son procesos lógicos que te empiezan a suceder cuando pensás un problema”.

 

La olimpíada tiene un jurado de más de cien especialistas, que son los responsables de selecionar las pruebas que deberán resolver los seleccionados de cada país.

 

Son seis problemas, tres por día, durante dos jornadas de cuatro horas y media cada una, el 10 y 11 de julio próximos.

 

Gastón Salgado, de la ORT II, contó que el entrenamiento previo al Día D que realizaron en Ciudad Universitaria, duró cuatro semanas, durante las cuales “resolvemos cuatro problemas muy difíciles por día con la ayuda muchas veces de ex olímpicos, jóvenes que participaron anteriormente de olimpíadas y hoy estudian carreras en esta universidad”.

 

Bruno Staffa, de Bahía Blanca, reconoció que “nunca se termina de estar preparado”, y dijo que si le dan a elegir un tema, le gustaría “resolver problemas de geometría, álgebra, o combinatorias”.

 

Para Alejandro Candioti, de Misiones, no será la primera experiencia, ya que compitió el año pasado en Holanda, cuando Argentina logró una medalla de oro y cuatro menciones honoríficas. “Después de esa participación me vino más entusiasmo aún en competir”, aseguró.



Siguiente Noticia Informaron a los centros de jubilados acerca de los créditos que lanzó el gobierno nacional

Noticia Anterior Scioli confirmó que apelarán fallo de la justicia y ratificó apoyo a la Presidenta

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario