El jefe de la comisaría Primera de Mar del Plata, Ángel Bravo, se recupera favorablemente de las heridas de bala sufridas durante un intento de asalto perpetrado por dos delincuentes en la puerta de su casa en el barrio Constitución.

 

El hecho se produjo el pasado viernes cerca de las 22 cuando el funcionario policial regresaba a su domicilio en la calle Daprotis al 4900. Al descender de su camioneta fue sorprendido por los malvivientes que lo golpearon en el rostro y pretendieron ingresar a la vivienda donde se encontraba la esposa del comisario.

 

Bravo se resistió e impidió que los delincuentes ingresaran a la casa pero en el forcejeo sufrió un disparo en una pierna que le produjo fractura de tibia y lesiones en el peroné.

 

Desde la habitación de una clínica privada donde permanece internado, el comisario Bravo expresó que se trató de un caso “al voleo” en una modalidad muy frecuente en estos tiempos que es el de sorprender a la víctima cuando está por ingresar o salir de la casa.

 

El comisario afirmó que “el disparo no fue accidental” y el delincuente tuvo intenciones de lastimarlo. “Me apuntó al cuerpo pero por la fuerza del disparo salió hacia abajo y me dio en la pierna”, declaró.

 

 

“Más allá de ser precavido e incluso tener un arma de fuego, y después de un largo día de trabajo, en algún momento uno se relaja”, señaló en referencia a las medidas preventivas que, como autoridad policial, suele recomendar.

 

En referencia a la reacción que demostró de resistir el robo, Bravo lo justificó “porque en el interior estaba mi señora. Es la reacción del momento, hay que vivirlo para ver cómo va a reaccionar uno”.



Siguiente Noticia Escuelas católicas sin clases por Jornada Diocesana de Educación

Noticia Anterior Alejandro Apo colocará la piedra fundacional de una biblioteca

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario