Las conclusiones vertidas en la gran asamblea del 22 de junio pasado en Río de Janeiro por parte de la Cumbre de los Pueblos fueron transcriptas y sintetizadas en un documento final que se dio a conocer en todos los idiomas en estos últimos días y que hace un llamado a las organizaciones sociales, ambientales, campesinas, indígenas, de mujeres y sindicales a resistir y frenar los procesos extractivistas en Latinoamérica y el mundo.

 

En contraposición a la fallida Cumbre de los gobiernos de Río + 20, la Cumbre de los Pueblos logró sintetizar a última hora un documento netamente anti transnacional en relación a la propuesta de “economía verde” que fracasó en la cumbre de los gobiernos y que fue presentada por la ONU como la salida a la crisis económica mundial.

 

De esta manera se inaugura un nuevo proceso de articulación entre los cientos de movimientos y organizaciones no gubernamentales que se dieron cita durante 7 días en Aterro do Flamengo (Río de Janeiro) y que con más de 2000 actividades autogestionadas profundizaron el debate hacia un modelo sustentable, pluriconceptual y cultural.

 

Además de la declaración final, las distintas plenarias organizadas temáticamente fijaron planes de acción y lucha contra gobiernos y multinacionales, a las cuales consideran las grandes culpables de la desigualdad planetaria entre países y sectores sociales, y de la depredación y contaminación ambiental a nivel global.

 

En ese marco el dirigente de Libres del Sur, Juan Pablo Malagutti, reflexionó: “Terminada esta primera etapa de debate y coordinación resta la difusión del gran cúmulo de conocimiento que se socializó durante 7 días de intenso trabajo de reflexión”.

 

Se ha delineado una alternativa viable al modelo extractivista que rige hoy como única pauta de desarrollo entendido como crecimiento y consumo, como exportación para la acumulación de una parte ínfima de la renta a través de irrisorias retenciones utilizadas para contener el hambre y la pobreza, mientras se destruye la biodiversidad y la posibilidad del independentismo regional en materia de alimentación y energía”, agregó.

 

“La Cumbre de los Pueblos plantea claramente que una parte importante de nuestros modelos económicos y sociales emulan una suerte de caridad de las multinacionales con las mayorías populares, que desde la década neoliberal no tienen ninguna garantía de los derechos básicos”, concluyó.



Siguiente Noticia Equipo argentino de Olimpiada Matemática se prepara para Mar del Plata

Noticia Anterior Comenzó la Primera Jornada para Organizaciones de la Comunidad

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario