El reciente logro deportivo obtenido por Peñarol generó, por parte del Concejo Deliberante, el acto de reconocimiento que se desarrolló en el recinto de sesiones con la presencia de funcionarios del Departamento Ejecutivo, concejales, legisladores provinciales, dirigentes (encabezados por el presidente del club, Domingo Robles), representantes del cuerpo técnico y los jugadores Nicolás Lauría y Alejandro Reinick, simpatizantes, periodistas deportivos e invitados especiales.

 

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

 

Esta frase, perteneciente al escritor uruguayo Eduardo Galeano, fue utilizada por el presidente del Concejo Deliberante de General Pueyrredon, Ariel Ciano, para abordar el camino de crecimiento desarrollado por el Club Atlético Peñarol, que dejó atrás épocas de dificultades y penurias y se transformó en lo que es hoy: el primer tricampeón consecutivo en la Liga Nacional de Básquet.

 

Ciano resaltó que “Peñarol contribuyó a que la ciudad fuese instalada en la agenda de los medios del mundo. Pero, por otra parte, es pertinente considerar que los logros son construcciones colectivas. Tiene que haber jugadores con determinación y compromiso, cuerpos técnicos capaces y trabajadores, dirigentes que llevan al club en la sangre y se esfuerzan con pasión y racionalidad. Nada se consigue sin esfuerzo, unión, respeto y pertenencia de origen. Peñarol es, en definitiva, un club de barrio con aspiraciones continentales que, además, lleva impreso en su camiseta la imagen de las Islas Malvinas”.

 

Tras destacar, justamente, la presencia de algunos ex combatientes en el recinto de sesiones, Ciano también resaltó la impronta de un técnico del prestigio y los kilates de Sergio Hernández que, según su óptica, “contribuyó al éxito demostrando que para alcanzarlo se requiere de una conducta y un perfil de trabajo basado en el esfuerzo y la unión”.

 

Al hacer uso de la palabra, el presidente del club, Domingo Robles, agradeció el reconocimiento “de la casa del pueblo de Mar del Plata”.

 

Y acotó: “Todo esto empezó en 2008, en las finales de la Liga de las Américas, en Mexicali. Enfrentamos clubes que tenían 80.000 socios y les ganamos. Aunque no es nuestra intención, si tuviéramos que dejar un mensaje a la ciudad sería que todo el que se propone algo, con esfuerzo, trabajando y rompiéndose el alma, puede lograrlo”.

 

“Pensar que en 2001 el club estaba devastado, con 140 socios, de los cuáles sólo 70 pagaban la cuota. Y ahora hemos llegado a esto. Nos provoca orgullo, así como este reconocimiento nos carga de energía para enfrentar lo que viene”, concluyó.



Siguiente Noticia El EMTur recibió a delegación de operadores turísticos de Brasil

Noticia Anterior Nueva Jornada de Sensibilización sobre el Derecho a la Accesibilidad

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario