La empresa McCain, que hace un mes tuvo que paralizar por completo su planta de procesamiento de papas fritas en Balcarce por el cierre de importaciones que aplica el gobierno de Brasil a productos argentinos, anunció la suspensión de casi el 70% de sus empleados a partir del martes próximo, en principio por un plazo de 15 días.

 

El establecimiento, situado en el acceso a la ciudad serrana por ruta 226 y con casi 700 empleados, sólo mantendría activa su línea de producción de puré, destinada mayormente al mercado interno.

 

Su principal producto, las papas fritas, afronta una situación de “sobrestock”, según confiaron desde la empresa. Esta mercadería, que en un alto porcentaje le vende a la cadena de comidas rápidas McDonald’s tanto de la Argentina como de Brasil, estaría colmando ya la capacidad de los depósitos propios, por lo que se decidió poner un freno a la producción.

 

Casi medio millar de operarios completan los formularios con los que deben elegir tomarse vacaciones o aceptar la suspensión, en ambos casos durante el período comprendido entre el 26 de este mes y el 9 de julio. En el último de los casos, percibirían el 75% de sus haberes.

 

El 21 de mayo último, la planta había sido paralizada por completo cuando los camiones de McCain fueron impedidos de avanzar en la frontera por autoridades aduaneras de Brasil.

 

Aquel cese de actividades se extendió durante 48 horas y había activado la posibilidad inminente de suspensiones de personal. Las líneas de producción se volvieron a poner en marcha sólo después de gestiones ante el gobierno nacional, que entonces había dado garantías para ubicar la mercadería de la empresa.

 

Fuente: La Nación



Siguiente Noticia Sigue la atención para informar sobre créditos para viviendas

Noticia Anterior Camión colisiona a patrullero y un policía sufre graves heridas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario