Muchas veces se ha hablado de los artistas “prefabricados”, aquellos que tienen todo un marketing detrás, apoyo publicitario, de difusión, producción, etc. Pero a veces todo eso no es suficiente para su llegada, su consagración. Falta algo que no se puede comprar, lograr ese “click” con la gente, conectarse con el público, ya sea por su carisma, sus canciones, su personalidad, entre otros factores. En el caso del venezolano Carlos Baute, no sucedió como otros ídolos latinos que con su primer disco lograron popularidad masiva. Poco a poco se fue instalando, y recién después de casi una decena de discos editados, con “De puño y letra” consiguió ESA conexión, casi mágica de la que hablamos. La canción tocada con la varita mágica fue “Colgando en tus manos”, a dúo con la española Marta Sánchez. Sonó sin parar en las radios, y lo mismo pasó con su rotación en los canales de video. Apoyado por una intensa campaña de promoción, demostró su simpatía y carisma a la hora de dar entrevistas y con su gira de conciertos fue cosechando más y más fans en sus presentaciones.

 

El álbum “Amarte bien” lo trajo por primera vez a Mar del Plata para realizar un concierto, ya que con su anterior disco pasó por la ciudad solo para una visita promocional. A las 21:50 hs, luego de que pasaran por el escenario del Radio City los shows de apertura de Nahuel y Christian Amado, Carlos Baute apareció sobre el escenario con la canción que le da título a su último disco, en medio de los ensordecedores gritos de sus fans. Después de “Cuando tu no estás” y “Tu no sabes que tanto”, preguntó: “¿Están preparados para mucha música?”. Y fue el inicio de un continuo ida y vuelta con la platea, que tuvo su punto cúlmine cuando seleccionó cinco chicas para cantarles, cara a cara “Nada se compara a tí”. Para subir al escenario tenían que reunir tres condiciones: no tener novio, ser de Mar del Plata y dejarse abrazar… “Vivimos de las sonrisas, los aplausos, la alegría de ustedes. Son un público muy rico”, alabó Baute para terminar de ponerse a su audiencia en el bolsillo.

 

El venezolano habla de amor en sus canciones, y sobre todo, lo que suele inspirar para componer es el desamor. Antes de hacer “Te quise olvidar” contó la historia que la generó. Tuvo una relación de más de cinco años que culminó, pero no por su propia voluntad. “Me abandonaron, y lloré como un desesperado. Y apelé a aquel dicho que reza que un clavo saca a otro clavo. Pero me di cuenta que no era la solución. Lo único que sana las heridas es el tiempo”, confesó. Y justamente su nuevo corte de difusión es una especie de continuación de dicha canción: “Todo se olvida”. “Sí se olvida todo, casi todo. Hay que vivir el presente y no del pasado”, aconsejó. El bloque final, comenzó con una versión dance de “Amarte bien”, con su corista Andrés reemplazando a Juan Magan (DJ que realizó originalmente el remix); y continuó con “Te regalo”, “Tu cuerpo bailando en mi cuerpo”, “Quien te quiere como yo” y el esperado “Colgando en tus manos”. Y así quedó su público, tal como él quiso, en sus manos, y se lo ganó saludando a cada fan que se le acercaba y aceptando cada regalo que le obsequiaban (bufandas, ositos, carteles). Y es que no sólo de pegadizas canciones se trata, sino que también hay “defenderlas” en vivo. No es una tarea facil, pero que Baute demostró que sabe cómo y los años de escenario lo tienen más que entrenado para tener a su platea “colgando en sus manos”.

 

Por Sebastian Ruau



Siguiente Noticia Pablo Moyano sobre Boudou: "Está más sucio que un mecánico"

Noticia Anterior "Banderazo patrio" de las Escuelas Especiales de Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario