Los padres y ex empleados del Instituto Pio XII que permanece cerrado desde fines de 2011 volverán a reunirse para expresar su malestar por la falta de definiciones con respecto al futuro del edificio que desde hace casi un mes pertenece al Obispado de Mar del Plata.

 

Será este jueves, a las 17, frente al edificio ubicado en Juan B. Justo y Galicia donde realizarán un simbólico “abrazo solidario” a la institución que pertenecía a la asociación civil Patronato de la Infancia.

 

Mientras tanto, esperan ser recibidos por alguna autoridad de la iglesia para analizar el destino que se le dará a esta emblemática institución que hasta el año pasado cobijaba a unos setenta chicos en edad escolar.

 

Existe una coincidencia entre los damnificados por la decisión que, allá por el mes de octubre del año pasado, tomó la asociación civil Patronato de la Infancia de cerrar el lugar por problemas económicos, de que durante todo este tiempo no surgió ninguna solución y que “se sintieron usados”.

 

“Esperamos que surja una conclusión acerca del futuro del edificio y si se reabrirá con el mismo propósito que durante tantos años tuvo y que permitió a cientos de familias encontrar un lugar seguro donde dejar a nuestros hijos”, expresó una de las mamás.

 

Una ex empleada del Instituto sostuvo que durante todo este tiempo sintió que fueron “manoseados” con falsas promesas y confesó que ante la noticia de que la Diócesis local se haría cargo del lugar “sentí mucha bronca” y criticó al secretario de Gobierno, Marcelo Artime “que hace veinte días que no se comunica con nosotros”.



Siguiente Noticia Buscan evitar "excesos" en viaje de egresados a Bariloche

Noticia Anterior Pablo Moyano sobre Boudou: "Está más sucio que un mecánico"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

  1. miguelmdp
    20 junio, 2012 at 8:27 PM — Responder

    Convendría aclarar qué actividades concretas realizaba el Instituto Pío XII, que hasta el año pasado “cobijaba” a niños de edad escolar.
    Es de suponer que -a esta altura del año- estos 70 niños estarán ubicados en otros establecimientos escolares.
    Pareciera, según surge del artículo, con referencia a las demandas de los padres, que están a la deriva esperando que alguien solucione esta situación.
    Si el municipio, a través de sus funcionarios, no han logrado alguna solución al respecto, no creo que la iglesia pueda hacerlo si no cuenta con los recursos necesarios.
    En cuanto a los ex empleados, si no lo han hecho, pueden utilizar los resortes legales que amparan la actividad laboral, si no han percibido lo que les corresponde de parte de la asociación civil Patronato de la Infancia.

Deja un comentario