En el cuarto día de desarrollo de la Cumbre de los Pueblos en Río de Janeiro, se oyeron diversas críticas a las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien celebró nuevas inversiones de la multinacional norteamericana Monsanto en el país, empresa líder en la producción de alimentos transgénicos que suma denuncias y rechazos en todo el mundo.

 

En este marco, el dirigente marplatense Juan Pablo Malagutti, referente de Libres del Sur y que se encuentra participando de la denominada “contracumbre” en Río, expresó que “no se puede hablar de sustentabilidad felicitando a Monsanto”, en alusión a lo que se pretende instalar como tema de debate en la cumbre oficial de Río + 20, vinculado a la “economía verde”.

 

Según los organizadores de los Cumbre de los Pueblos, “la ‘economía verde’, lejos de ser lo que aparenta, significa la mercantilización de los recursos naturales para que puedan formar parte de los activos estatales y de esta manera convertirse en bonos que vuelvan a nutrir al sistema financiero en una suerte de burbuja financiera verde”.

 

Esto –opinaron- podría permitirles a las empresas de agronegocios como Monsanto, reafirmar y reforzar su predominio y control de la alimentación y la agricultura, y facilitar la propagación de la ingeniería genética, agravando así las crisis alimentaria y climática.

 

“Cuestionamos además fuertemente que mientras se desarrolla el primer juicio a las fumigaciones, por el uso de plaguicidas peligrosos en campos próximos a un barrio del sudeste de la ciudad de Córdoba, el gobierno aplaude inversiones de Monsanto”, sumó el dirigente.

 

En otro orden, planteó: “El gobierno nacional vendrá a la cumbre oficial de Río de Janeiro a firmar los acuerdos de la ‘economía verde’ que imponen los países más poderosos. De hecho, hoy la política del gobierno en materia ambiental es vanguardia en saqueo y contaminación en todos los aspectos productivos”, cuestionó Malagutti.

 

“El kirchnerismo se apronta a incorporar al patrimonio nacional el activo ambiental resultado de la mercantilización monetaria que impondrá la cumbre de Río + 20. Es la oxigenación que necesita el sistema financiero para volver a crear una burbuja que genere especulación, es también lo que le permitirá al gobierno salir del enfriamiento de la economía doméstica, rifando, como cuando Menem lo hizo con las empresas estatales, los activos ambientales patrimonio de todos y todas. Esta vez en la timba financiera de los ‘bonos verdes’”, sumó el dirigente.

 

La participación en la Cumbre de los Pueblos es masiva: allí se dieron cita movimientos sociales y espacios ambientales de todo el mundo. Sin embargo, un episodio quiso poner un freno a una iniciativa que suma miles de voluntades.

 

En la noche del domingo, y a pesar de la resistencia de las personas presentes, la policía brasileña obligó al cierre de Radio Cúpula, radioemisora oficial de actividad. Incluso, se intentó detener al encargado de la radio.

 

De todas maneras, la radio continúa con su micrófono abierto y transmitiendo sólo en Internet desde la web: http://cupuladospovos.org.br.

 

Enseguida, Malagutti expresó su repudio al intento de callar la Cumbre de los Pueblos, pero sumó: “Estamos viviendo jornadas intensas, participamos cada día de diversas charlas y reuniones vinculadas a la megaminería, el desmonte, el extractivismo, los cultivos transgénicos y la economía”.



Siguiente Noticia Media sanción a ley que prohíbe a buques ingleses amarrar en puertos bonaerenses

Noticia Anterior Carlos Baute presenta "Amarte bien" en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario