La Justicia de Garantías de Mar del Plata hizo lugar al pedido del fiscal Mariano Moyano y modificó el estado de la causa contra un efectivo policial acusado de haber asesinado a un delincuente durante una persecución.

 

El policía de la comisaría 16º, Bruno Díaz, quedó formalmente detenido y ahora el fiscal aguardará el resultado de Balística para avanzar o no en el pedido de prisión preventiva.

 

El uniformado está acusado de matar de un disparo en la nuca a Mauricio Villarroel, de 21 años, durante una persecución en el barrio Santa Rita, luego del robo de un automóvil.

 

Díaz negó haber disparado contra la víctima, para lo cual será clave el informe de balística que provendrá de La Plata.

 

Los hechos ocurrieron en la tarde del viernes en un barrio de la periferia de Mar del Plata.

 

La muerte del joven, quién tenía antecedentes y según fuentes del caso era buscado por un doble homicidio producto de un enfrentamiento entre bandas delictivas, desató la ira de los vecinos. Atacaron a los policías a pedradas y luego intervino el GAD (Grupo de Apoyo Departamental), que disparó balas de goma.

 

Más tarde, los manifestantes atacaron la comisaría 16º. Los incidentes fueron controlados cerca de la una de la madrugada.

 

El fiscal Mariano Moyano imputó al agente por “homicidio agravado” y tendrá esta semana pericias claves, como las de balística, que se practicarán a las armas que se les secuestraron a los cuatro agentes que participaron de la persecución.



Siguiente Noticia "La contención de los jóvenes se responde con balas, malos tratos y más balas"

Noticia Anterior Egresados marplatenses abrieron temporada en Bariloche

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario