La Unidad de Fiscalización y Control Municipal, coordinada por Eduardo Bruzetta y dependiente de la Subsecretaría de Control, clausuró por cuarta vez en pocos días, un galpón ubicado en 3 de Febrero entre Francia y Don Bosco, en donde funcionaba un lavadero de micros de larga distancia sin habilitación municipal.

 

Al lugar concurrieron inspectores de Habilitaciones del Departamento Operativo y al igual que en las oportunidades anteriores, se procedió al corte de energía eléctrica, bajando el tablero de electricidad y dejando las instalaciones clausuradas.

 

Sobre la clausura, Eduardo Bruzetta, titular de Inspección General, informó que “este lugar quedará totalmente clausurado y va a ser monitoreado en forma permanente para evitar nuevas molestias a los vecinos y que se realice una actividad clandestina, no habilitada y no permitida”.

 

Finalmente, se procedió al secuestro de los elementos que se utilizaban en el lugar y quedando, a disposición del Juzgado de Faltas, 9 micros de larga distancia, para que el Juzgado intime a las empresas y determine el destino de las unidades.



Siguiente Noticia Presupuesto Participativo: primera reunión con delegados

Noticia Anterior Buscan destrabar conflicto con Camioneros ante amenaza de paros sorpresivos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario